Todos juntos
Un espacio propuesto por EQUIPO ECUMÉNICO SABIÑÁNIGO

miércoles, 4 de agosto de 2021

HISTORIA DEL MOVIMIENTO ECUMÉNICO

Historia del movimiento ecuménico


por F. Rodríguez Garrapucho

Sumario

Introducción.- 1. Las separaciones.- 2. Inicios del movimiento ecuménico.- 3. El Consejo ecuménico de las Iglesias.- 4. Actitud inicial de la Iglesia Católica.- 5. El Concilio Vaticano II.- 6. El movimiento ecuménico en los años recientes.

Introducción

Por historia del movimiento ecuménico entendemos la formación y acontecimientos del ecumenismo moderno, que, partiendo del siglo XX, se desarrolla hasta nuestros días. Esta delimitación temporal no debe, sin embargo, hacer olvidar los intentos y logros de siglos anteriores por restaurar la unidad eclesial. Nunca la Iglesia Católica, ni tampoco las otras, se conformaron con la situación de separación de grandes grupos de cristianos que rompían la comunión.

1. Las separaciones

En una breve memoria histórica no podemos olvidar los concilios de la Antigüedad, en los cuales trataban de ponerse de acuerdo Oriente y Occidente para no crear la confusión en materia de fe y sembrar con ello la división. Aunque después de algunos de ellos se produjeron separaciones dolorosas (Éfeso, Calcedonia), en otros casos el mismo concilio evitaba las divisiones (Nicea II, Constantinopla IV).

Una vez consumada la excomunión mutua en 1054 ente Oriente y Occidente los concilios de Lyon II (1274) Y el de Ferrara-Florencia-Roma (1438-1445) serán convocados para restablecer la unidad entre las dos partes de la Iglesia. El Concilio de Trento (1545-1563) fue también convocado para tratar de encontrar una solución a la división de la cristiandad occidental originada por la Reforma protestante.

Visto el fracaso obtenido por la vía conciliar, a partir del siglo XVI se cambió de método, y se creó un diálogo que llevó a uniones parciales de Iglesias orientales con la Iglesia católica, por lo que hoy de todas las Iglesias de Oriente en sus diversos ritos hay una parte unida a Roma y otra separada (ortodoxos bizantinos y antiguas Iglesias orientales no calcedonenses).

Entretanto, en el protestantismo, a partir de las tres tradiciones surgidas en el siglo XVI (luteranos, reformados, no conformistas) y el anglicanismo, surgían con el tiempo nuevas divisiones en su seno que llevarán a la creación de grandes comunidades eclesiales como los bautistas, metodistas, menonitas, pentecostales, etc.

2. Inicios del movimiento ecuménico

Sin embargo, desde mediados del siglo XIX una nueva corriente unionista va a recorrer los caminos de todas las Iglesias cristianas y va a mover los frentes confesionales que se encontraban bastante parados y a la defensiva. Es lo que llamamos el «movimiento ecuménico», actividad dedicada a buscar por medios doctrinales y prácticos la reunión y reconciliación de todos los que invocan a Jesucristo como Dios y cabeza de la Iglesia.

En los comienzos de este proceso va a influir mucho el cambio de mentalidad acaecido en la Edad moderna en las sociedades europeas y norteamericana, sobre todo las de ámbito protestante. Por estos años florece el espíritu de tolerancia e igualdad, la libertad de conciencia y los derechos humanos de carácter filantrópico e internacional. Se trata de un camino nuevo, que constituye para todas las Iglesias un proceso inédito y complejo del que no hay antecedentes en el pasado con esta configuración. Este proceso ha sido visto por todos como un don del Espíritu Santo, por lo que el ecumenismo pide un discernimiento constante de las mociones del Espíritu para su avance.

Estamos de acuerdo con los teólogos que sitúan el comienzo de esta corriente en el Reino Unido, a mediados del siglo XIX con el «movimiento de Oxford». Clérigos anglicanos de la «Iglesia alta», como Newman, Pusey, Froude, etc. pusieron en marcha una provocación a la Iglesia de Roma con un nuevo concepto de catolicidad (comunión católica anglicana de proporciones mundiales) y un diverso concepto de unidad (teoría de las tres ramas).

En 1864 el Santo Oficio mandaba un «monitum» a los obispos católicos ingleses, para alertarlos contra la sociedad de carácter ecuménico. En 1865, los anglo-católicos responderán con una carta de aclaración al cardenal Patrizi y se produce la primera confrontación sobre el movimiento de unión de los cristianos. Los intentos de unidad continuarán con la pretensión de que la Iglesia católica reconozca la validez de las ordenaciones anglicanas, cuyo resultado será la Bula de León XIII Apostolicae curae de 1896, declarando inválidas tales ordenaciones. El incidente congeló el movimiento pero no lo extinguió, resurgirá años más tarde con las «Conversaciones de Malinas», estando implicados en ellas los católicos F. Portal y el cardenal Mercier, y por la otra parte sobre todo el anglicano Lord Halifax.

En ámbito anglicano se inicia en Lambeth en 1867 la primera conferencia de obispos de la Comunión y así se continuará cada diez años. También entre las Iglesias protestantes va cristalizando un impulso de unión que contrarresta su dispersión: nacen las alianzas mundiales de confesiones históricas (Alianza reformada mundial, Federación luterana mundial, Alianza bautista mundial, etc.).

De importancia será el movimiento juvenil de carácter internacional e interconfesional, que crea en 1844 el YMCA (Asociación de Jóvenes Cristianos) y en 1854 el YWCA (Asociación de Jóvenes Cristianas), en 1895 la WSCF (Federación Mundial de Estudiantes Cristianos) y el SCM (Movimiento Estudiantil Cristiano). Sobre todo la Federación Mundial de Estudiantes Cristianos se empeñó con energía en el ecumenismo y fue para muchos ecumenistas del siglo XX el lugar donde se fraguó su vocación. El movimiento estudiantil se orientaba hacia la misión, y es que en ese momento se crean también sociedades misioneras de carácter internacional que sostienen el gran impulso misionero presente en tierras de África y Asia, tanto en el protestantismo como en el catolicismo.

3. El Consejo Ecuménico de las Iglesias

Una de estas conferencias de carácter misionero será la que va a marcar un hito especial en el movimiento ecuménico: la «Conferencia misionera mundial de Edimburgo», celebrada en 1910, y presidida por el laico metodista Jhon R. Mott. Esta conferencia fue el comienzo de la agrupación de iniciativas dispersas y el impulso de un movimiento de unión de carácter mundial. Allí se tomó conciencia de la seriedad que supone la implantación de una Iglesia unida en los países de misión para la credibilidad del Evangelio.

De las iniciativas que aquí surgieron terminará naciendo años después el Consejo Ecuménico de las Iglesias (CEI). A raíz de ella, en 1921 se funda el Consejo Internacional Misionero, con la finalidad de promover la solidaridad entre los cristianos, así como la unidad de objetivos en la evangelización. Este consejo y su revista, Internacional Rewiew of Mision, contribuirán también al surgimiento del CEI, y en él se integrará en 1961.

La Conferencia de Edimburgo impulsó el nacimiento de Fe y Constitución, lugar de encuentro de las diversas Iglesias para dialogar sobre los problemas doctrinales que plantea la unidad, en cuanto a la fe y sus contenidos más esenciales en cada Iglesia y la constitución, es decir, los sacramentos, el ministerio, la autoridad. Los impulsores fueron sobre todo el obispo anglicano Ch. H. Brent y el secretario Robert H. Gardiner, quienes tras muchas consultas, incluyendo al Vaticano, lograron reunir a las Iglesias en Lausana en 1927.

El movimiento pancristiano de carácter práctico fundó otra importante institución: Life and Work, impulsada sobre todo por el obispo luterano sueco Nathan Söderblom. Ya en 1919 el obispo proponía crear un consejo que representase espiritualmente a todos los cristianos, y hacer una conferencia mundial sobre el cristianismo práctico, cosa que se realizó en Estocolmo en 1925. El movimiento Vida y Acción se basaba en la convicción de que sirviendo a la causa de la paz y la justicia se intensifica la causa de la unidad, pues la unidad de acción práctica es más eficaz que la discusión doctrinal. Ello dio origen al Consejo Universal del Cristianismo Práctico en 1930, y al Instituto Social Internacional Cristiano, que convocó una conferencia sobre la crisis económica en 1932 y otra en 1937 en Oxford sobre las relaciones Iglesia, sociedad, Estado.

En Gran Bretaña, en ese mismo año, Fe y Constitución y el Movimiento en Pro del Cristianismo práctico convocaban sus asambleas mundiales con objeto de crear un consejo ecuménico de Iglesias. La coordinación de esfuerzos y el ahorro de los dineros recomendaban a este organismo que agrupase las muchas iniciativas en curso. Las dos conferencias aceptaron la idea y al año siguiente, 1938, invitaban formalmente a las Iglesias a entrar en el Consejo mundial en formación. El estallido de la segunda guerra mundial cortó la iniciativa, pero se retomará con fuerza en la posguerra y así en 1948, en Amsterdam, se haría realidad el Consejo Ecuménico de las Iglesias, mediante la fusión de Vida y Acción y de Fe y Constitución.

Al poco tiempo el Consejo se trasladará a Ginebra (Suiza), donde se encuentra en la actualidad. Mucho mérito en su fundación tiene el pastor reformado holandés Willem A. Visser't Hooft, quien será su presidente durante 22 años y luego, hasta su muerte, presidente honorario.

El CEI no pretende ser una confesión propia de fe o una síntesis de doctrina, ni una super-iglesia, sino «una asociación fraterna de Iglesias que confiesan al Señor Jesucristo como Dios y Salvador según las Escrituras y tratan de responder juntos a la común vocación» (Constituciones I). Puesto que se trata de una fellowship de Iglesias, para entrar en él se debe demostrar que se es una Iglesia independiente y estable en su constitución, confesar la fe cristológica y trinitaria según las Escrituras, mantener relaciones ecuménicas reales y contar con al menos 25.000 miembros.

Lo novedoso de esta institución respecto a lo anterior es que no se trata de iniciativas personales o de consejos, sino que a él sólo pertenecen Iglesias establecidas. El objetivo es llegar a la unidad visible mediante una fe común y alcanzar la fraternidad eucarística, manifestada en el culto y en la vida solidaria. También se propicia la ayuda que favorece el testimonio conjunto, la tarea misionera en tierras lejanas, y la promoción de la justicia y la paz en el mundo.

La vida del CEI en sus inicios se desarrolló sobre todo a través de sus asambleas plenarias, que nunca pretendieron ser reuniones administrativas, sino celebración y expresión de la unidad ya alcanzada, y momento de reflexión teológica para dar pasos hacia la unidad plena. De hecho, los momentos celebrativos y la elaboración de textos-guía han sido siempre privilegiados. El decurso de sus asambleas es parte esencial de su ser y por eso las nombramos: Amsterdam (Holanda) 1948; Evanston (EE.UU.) 1954; Nueva Delhi (India) 1961; Upsala (Suecia) 1968; Nairobi (Kenia) 1975; Vancouver (Canadá) 1983; Canberra (Australia) 1991; Harare (Zimbabue) 1998 y Porto Alegre (Brasil) 2006.

La presencia ortodoxa en el CEI se produjo a partir de los años sesenta, cuando la intervención del gran ecumenista Atenágoras I, Patriarca de Constantinopla, logró que todos los patriarcados ortodoxos entrasen a formar parte de él. Hoy el Consejo cuenta con unas 350 Iglesias, de procedencia mayoritaria protestante. Se espera que en la próxima asamblea de Brasil se recojan los frutos del trabajo realizado a partir de la última de 1998 en orden a una nueva estructuración del Consejo pedida por los ortodoxos.

4. Actitud inicial de la Iglesia Católica

Como hemos visto, las provocaciones que desde el siglo XIX en el Reino Unido se hicieron a la Iglesia católica para sumarse a este movimiento fueron múltiples, pero sobre todo por parte de la curia romana y de los papas la actitud fue de rechazo. Desde los tiempos del papa León XIII el único método de superar las divisiones que se veía en Roma era el método del retorno al catolicismo.

Con esta mentalidad dicho Papa trató de tender puentes con las otras Iglesias, sobre todo a través de sus encíclicas Praeclara gratulationis (1894), Satis cognitum (1896). Por estas fechas, el franciscano Paul Wattson, venido del protestantismo norteamericano y fundador de la sociedad del Atonement, dio inicio a la «Semana de oración por la unidad de los cristianos». Esta oración anual irá creando una sensibilidad entre los católicos. Invitada la Iglesia católica en 1919 a formar parte del CEI en formación el papa Benedicto XV rechazó su incorporación y así harán los papas sucesivos, prohibiendo a los católicos participar en toda asamblea perteneciente al movimiento.

Sin embargo, este Papa creó la Congregación para la Iglesia Oriental de la que él mismo era prefecto, y el Pontificio Instituto para los Estudios Orientales, a fin de formar a los sacerdotes que iban a desarrollar su labor en Oriente. Además restauró el colegio maronita en Roma y seminarios para greca-católicos en Italia.

Las citadas «Conversaciones de Malinas» (1921-1925) terminaron con la muerte del cardenal Mercier en 1926. El año anterior, el monje benedictino Lambert Beauduin fundaba los «monjes de la unidad»y la revista Irenikon en el monasterio de Amay (Bélgica), trasladado en 1939 a Chevetogne. Una parte de la comunidad celebra en rito romano y otra en rito bizantino. Las iniciativas de estos monjes eran alentadas por el papa Pío XI. Como respuesta a la reunión mundial de Iglesias en Lausana en 1927, aparecerá en 1928 la Encíclica de Pío XI Mortalium animas, documento católico de gran calado teológico que da serias razones para la no incorporación de la Iglesia de Roma al movimiento ecuménico.

Pero pocos años después despuntará una generación de grandes ecumenistas católicos. En el ecumenismo espiritual destaca el sacerdote francés Paul Couturier, quien logra dar vigor en los años treinta a la «Semana de oración por la unidad» y crea una espiritualidad de la unidad que impregna personas e instituciones católicas. De su círculo Iyonés saldrá en 1937 el Grupo de Les Dombes, lugar de oración y reflexión entre católicos y protestantes franceses, que más tarde elaborará documentos teológicos de mucha importancia para el diálogo doctrinal. En 1937, la obra del dominico Y. Congar, Chrétiens désunis, marca el comienzo de una eclesiología ecuménica de comunión que se aparta de lo jurídico para iniciar un nuevo camino, todo él teológico, basado en la gran tradición, bíblica y patrística, que deja el método del «retorno» y propone la conversión y la reforma de la Iglesia.

El también dominico Ch.-Jean Dumont funda el centro Istina de París y la revista de su mismo nombre, así como en Alemania el sacerdote Max-J. Metzger funda el grupo ecuménico Una Sancta y su revista correspondiente, con todo lo cual se van madurando muchas ideas, iniciativas y mentalidades ecuménicas entre los católicos.

Tras la segunda guerra mundial los contactos se intensifican. El padre jesuita Charles Boyer fundaba en Roma la revista Unitas y el Centro en Favor de la Unidad, instituciones que lograron introducir la causa ecuménica en los círculos vaticanos de pensamiento. En 1949, el Santo Oficio emitía la Instrucción Motione ecumenica, en la cual se reiteraba la conocida negativa romana pero se abría una puerta al reconocer que este movimiento está inspirado por el Espíritu Santo. En 1951 se funda la «Conferencia católica para las cuestiones ecuménicas», que favorecería la colaboración y los contactos entre teólogos católicos, y de aquí saldrán muchos ecumenistas que luego participarán activamente en el Vaticano II.

Importante en los años de la posguerra es la fundación de la comunidad ecuménica de Taizé, por el monje protestante Roger Schutz. En ella, desde hace medio siglo viven juntos monjes de varias Iglesias, logrando realizar una parábola de comunión eclesial a través de la oración y la vida común, acogiendo a miles de jóvenes del mundo entero que son sensibilizados hacia la tragedia de la división y son exhortados a buscar caminos de reconciliación.

5. El Concilio Vaticano II

Periodo importante para la historia del movimiento ecuménico es la entrada en escena de la Iglesia católica en él, pues el peso de su número y de su potencia teológica hizo nacer una nueva era para el ecumenismo cristiano. Las muchas incomprensiones y fatigas que sufrieron los pioneros católicos se verán recompensadas con la llegada al papado de Juan XXIII y la convocación del Concilio II del Vaticano. La postura de este Papa dio un giro memorable respecto a la actitud romana sobre el ecumenismo. Desde el inicio señaló que una de las finalidades principales de la convocación del Concilio era buscar la unidad de los cristianos. Para ello creó en 1960 el Secretariado para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, poniendo al frente como prefecto al anciano y valiente cardenal Agustín Bea. Esta institución, que por voluntad del Papa pasó tal cual a ser comisión conciliar, será un punto clave de referencia de toda la doctrina del Concilio sobre la Iglesia, que quedó toda ella impregnada de sentido y orientación ecuménica. El Decreto Unitatis redintegratio, junto a la Constitución Lumen gentium y el Decreto Orientalium ecclesiarum, será el mejor exponente de la entrada oficial de la Iglesia católica en el movimiento ecuménico. Influyó mucho en estos momentos la cordial amistad que se estableció entre el patriarca Atenágoras I y el papa Pablo VI.

6. El movimiento ecuménico en los años recientes

A partir del Concilio ciertamente el movimiento ecuménico tomó un nuevo rumbo, pues la Iglesia católica desde los años sesenta estableció diálogo teológico y relaciones fraternas con todas las Iglesias históricas de Oriente y de Occidente. También lo realiza directamente con el CEI, del cual sólo es miembro en la comisión doctrinal Fe y Constitución. Pero el diálogo no sólo se lleva a cabo entre interlocutores de instancias superiores en comisiones mixtas internacionales, sino también particularizado por grupos nacionales o regionales. En general, se mantienen diálogos bilaterales y también multilaterales, cuyo máximo exponente es el Documento de Lima (BEM).

Hito histórico en el diálogo bilateral doctrinal lo marcó en 1999 la firma de Acuerdo sobre la doctrina de la justificación entre la Iglesia Católica y la Federación Luterana Mundial. Pero no sólo existen diálogos entre la Iglesia católica y otras Iglesias, sino también entre algunas de ellas con comisiones internacionales o nacionales. Todo ello ha creado una gran red de oración, de encuentros fraternos y de trabajo teológico serio que ha conseguido superar muchos de los muros que han dividido a los cristianos durante siglos. Desde el papado de Pablo VI y, sobre todo, con Juan Pablo II los viajes internacionales de estos papas han tenido siempre una dimensión ecuménica muy acentuada, lográndose en ellos desbloqueos de relaciones e instauración de diálogos oficiales. Históricas resultaron las visitas de Pablo VI y de Juan Pablo II a la sede del CEI en Ginebra, así como las visitas de todos los líderes cristianos a los papas de Roma. Es también destacable la labor ecuménica que a partir del Concilio se realiza en torno a la traducción conjunta de la Biblia. La Iglesia católica mantiene relaciones con sociedades bíblicas protestantes y con la Alianza Bíblica Universal, que agrupa 110 sociedades bíblicas dedicadas a la traducción y difusión del Texto sagrado. Leer y proclamar la misma Palabra de Dios en Biblias de traducción interconfesional es, sin duda, una ayuda no pequeña al camino de la unidad.

En Europa han cobrado relieve en los últimos años las asambleas ecuménicas de Iglesias de Europa, que han tenido la primera edición en 1989 en Basilea (Suiza), la segunda en 1997 en Graz (Austria) y se está preparando una tercera, que tendrá un proceso asamblear que partiendo de Roma en 2006 pasará por Alemania y culminará en Sibiú (Rumania) en septiembre de 2007.

En ellas ha sido fundamental la actividad de la KEK (Conferencia de Iglesias de Europa) y de la CCEE (Consejo de Conferencias Episcopa les Europeas). El multiplicarse en los últimos años de instituciones como los Consejos de Iglesias cristianas de nivel nacional, así como toda clase de iniciativas promovidas por los centros ecuménicos de carácter teológico y pastoral en los diversos países hace que el ecumenismo en la actualidad sea una realidad viva, si bien no exenta de dificultades y de caminos llenos de sorpresas. Por último, es importante destacar que la Iglesia católica, en la Encíclica de Juan Pablo II Ut unum sint, ha declarado su firme voluntad de hacer de este camino un compromiso «irreversible» (UUS 3).

Bibliografía
  • C. BOYER y D. BELLUCCI (dir.), Unitià cristiana e movimento ecumenico, I, Roma 1963.
  • C. BOYER y S. VIRGUUN (dir.), Uniti! cristiana, e movimento ecumenico, II, Roma 1975.
  • J. BRIGGS, M. AMBA ODUYOYE y G. TSETSIS (eds.), A Hisrory of the Ecumenical Movement: 1968-2000, III, Ginebra 2004.
  • H.E. FEY (ed.), The Ecumenical Advance: A History of the Ecumenical Movement 1948-1968, II, Ginebra 1986, (De estos volúmenes hay traducción italiana en 4 partes: Bologna 1973-1982).
  • R. ROUSE y S.CH. NEILL (eds.), A History of the Ecumenical Movement: 1517-1948, I, Ginebra 1986.
  • L. VISCHER (ed.), Texto y documentos de la Comisión Fe y Constitución (1910-1969) del Consejo Ecuménico de las Iglesias, Madrid 1972.
  • W.A. VISSERT HOOFT, The Genesis and Formation of the World Council of Churches, Ginebra 1982.

PUBLICADO:
Vid. César izquierdo (dir.),
Diccionario de Teología,
Eunsa, Pamplona 2006, pp. 287-292


AGENDA – PRÓXIMOS ACTOS

4 agosto 2021 – 10’00 horas
Curso El Islam y el Judaísmo
Encuentros, estudio y conversatorio entre un Imán y un Rabino.
ON LINE

5 agosto 2021
Curso de Diálogo Interreligioso
ON LINE

5 agosto 2021 – 19’00 horas
Diplomatura en Diversidad religiosa, Espacio público e Interculturalidad
ON LINE

6 agosto 2021 – 8’30 horas
Curso Judíos y Cristianos leemos la Biblia
ON LINE

9 agosto 2021 – 18’00 horas
Conversatorio Grupo Gimpel
ON LINE

12 agosto 2021
Día Internacional Ecuménico de la Juventud
MUNDIAL
ON LINE

22 - 31 agosto 2021
Peregrinea 2021
CAMINO LEBANIEGO

23 agosto 2021 – 18’00 horas
Conversatorio Grupo Gimpel
ON LINE

29 agosto 2021
Jornada de Oración por los cristianos mártires y perseguidos
ARGENTINA

24 - 26 noviembre 2021
XIX Simposio Teología Histórica: "Ut unun sint"
VALENCIA




martes, 3 de agosto de 2021

MULSUMANES EN OCCIDENTE

¿Es posible la integración de los musulmanes en Occidente?


por Qamar Fazal

CLAVE:
  • "Las religiones tienen el deber de atraer la atención de la legislatura a los temas morales. No es necesario que toda la legislación esté dispuesta bajo la jurisdicción de las religiones"

“Bendito sea Aquel a Quién pertenece el reino de los cielos y de la tierra y todo cuanto hay entre ellos, pues en Él está el conocimiento de la Hora y a Él seréis devueltos” (43:86)

El versículo coránico anteriormente citado demues­tra, pues, que todos los imperios y reinos y todos los instrumentos de mando del hombre sobre el hombre y los animales inferiores son depósitos colocados en sus manos con vistas al mutuo provecho de todos. Por lo tanto, nadie ha de pretender obrar cual si fuese el dueño absoluto, porque la propiedad y el dominio verdade­ros sobre todo y sobre todos descansa únicamente en Dios; los demás, en sus respectivas esferas, no son más que depositarios, responsables ante Dios, de la forma en que hacen uso de la confianza a ellos otor­gada.

Preceptos islámicos para los que ejercen la autoridad.

De acuerdo con la doctrina islá­mica, sólo son gobernantes, en el verdadero y loable sentido, aquellos que proporcionan paz a su pueblo y un sentido de seguridad: los que fortalecen las raíces económicas de la sociedad; los que no derrochan los efectivos humanos, y demás recursos del país en guerras de agresión innecesarias, sino que, en cambio, concentran sus esfuerzos para mejo­rar las condiciones de vida del pueblo.

Lealtades divididas entre el estado y la religión.

Según el Islam, no hay contradicción entre la Palabra de Dios y la Acción de Dios. No hay choque entre lealtad al estado propio y a la religión en el Islam.

Durante el notorio asunto de Salman Rushdie, los musulmanes de Gran Bretaña y muchas partes de Europa se enfrentaron a este problema, al ser acusados de poseer lealtades divididas. Aunque su intensidad no llegó al rojo vivo, el fuerte daño que supuso para las relaciones intercomunitarias, no debe subestimarse.

¿Debiera tener la religión tener autoridad legislativa exclusiva?

Jesús, la paz sea con él, dio su histórica réplica a los fariseos:

"Pues lo que es del César devolvédselo al César, y lo que es de Dios, a Dios". (Mateo 22,21)

La religión y el modo de gobierno son dos de las muchas ruedas del vagón de la sociedad. Es, en realidad, irrelevante que haya dos, cuatro u ocho ruedas mientras que mantengan la orientación correcta y giren dentro de sus órbitas. No puede haber problemas de conflicto mutuo o confrontación. Sería simplificar demasiado el tema, concebir que no hay un punto de encuentro o una base común que compartan la religión y el estado. Desde luego que se solapan, aunque sólo en un espíritu mutuo de cooperación. No hay intención de monopolizar.

En lo que se refiere al Islam, no debería existir tal problema porque el principio definitivo y firme propuesto por el Islam a este respecto es el principio de la justicia absoluta.

Este punto tan fundamental en la comprensión del concepto islámico de modo de gobierno es poco comprendido, si es que lo es, por los pensadores políticos del Islam. Se equivocan al hacer una distinción entre la aplicación de la ley común relativa a los crímenes que son de naturaleza universal y sin ningún soporte religioso, y los crímenes que son específicos de ciertos preceptos de esa religión. Por lo tanto, sólo los partidarios de tales religiones son susceptibles de acusación.

Las religiones tienen el deber de atraer la atención de la legislatura a los temas morales. No es necesario que toda la legislación esté dispuesta bajo la jurisdicción de las religiones.

Si el Islam estuviera de acuerdo con la cuestión de un gobierno musulmán en países donde los musulmanes son mayoría, entonces por la misma regla de justicia absoluta, el Islam debe conceder el derecho a otros gobiernos, de gobernar a sus países de acuerdo a los dictados de la religión de la mayoría.

A la vista de estos argumentos y del concepto primordial de que no ha de existir coacción en los temas de fe, la religión no necesita ser la autoridad legislativa predominante en los asuntos políticos de un estado.

De la misma manera, según el Islam, por lo tanto, ni la religión tiene derecho a interferir en áreas exclusivas del estado, ni el estado tiene derecho a interferir en áreas comúnmente compartidas. Desgraciadamente, existe la tendencia en muchos estados seglares a extender, en ocasiones, el dominio de secularización más allá de sus fronteras naturales, como ocurre con el hiyab de las mujeres musulmanas que viven en Occidente.

La integración de los musulmanes en las democracias occidentales.

“Y quienes respetan sus depósitos y sus pactos, … estos estarán en los jardines debidamente honrados.” (70: 33 y 36)

En este contexto, una pregunta que puede surgir es que ya que los musulmanes declaran que Dios y su religión tienen la máxima importancia para ellos, ¿podría estar dispuesto a sacrificar su compromiso con la fe con las obligaciones democráticas de los países occidentales donde viven en determinadas ocasiones?

“¡Oh vosotros, los que creéis! Obedeced a Al-lah y a Su Mensajero y a los que tienen autoridad sobre vosotros. Y si disputáis respecto a cualquier asunto, sometedlo a Al-lah y al Mensajero, si sois creyentes en Al-lah y en el Último Día. Esto es al final lo mejor y más recomendable.” (4:60)

El Santo Profeta Muhammad (sa) enseñó que "el amor a la propia patria forma parte de la fe". Así pues, el patriotismo verdadero es un requisito del Islam. Para amar verdaderamente a Dios y al Islam es preciso que una persona ame a su propia patria..

Según las enseñanzas islámicas, Dios Todopoderoso ha prohibido cualquier tipo de traición o rebelión, tanto si son en contra de la propia nación o en contra del gobierno; y esto es así porque la rebelión o los actos contra el Estado suponen una amenaza para la paz y la seguridad del país. Teniendo todo esto en cuenta, la lealtad hacía la patria requiere que un individuo muestre paciencia y moralidad, y obedecer las leyes de la nación.

(2:206). “Y a Al-lah no le agrada el desorden”.

En términos generales, en la era actual, la mayoría de los gobiernos son elegidos democráticamente. Por lo tanto, si un grupo de personas quiere cambiar un gobierno debe hacerlo siguiendo el proceso democrático correcto. Debe hacerse oír votando en las urnas. De hecho, el Islam enseña que el derecho a votar de un individuo debe ser ejercido con sentido de lealtad y amor hacia la patria. El voto de una persona ha de tener en cuenta el beneficio del país, eligiendo representantes que realmente sean merecedores de tal elección, como mencionamos en el principio del artículo.

Otra cuestión que surge a menudo es si los musulmanes deberían alistarse en las fuerzas militares de los países occidentales, y si se les permitiera alistarse ¿podrían tomar parte en ataques militares contra países musulmanes? La actuación militar debe tener lugar para establecer la paz y no para conseguir objetivos o intereses inconfesables.

A los musulmanes que viven en estos países no musulmanes se les puede permitir alistarse en el ejército e impedir la crueldad en otros países. Allí donde tales circunstancias verdaderamente existan, los soldados musulmanes deben luchar sin importar de qué ejército occidental formen parte, siguiendo las órdenes y luchando si así se les ordena para establecer la paz. Sin embargo, si las fuerzas armadas de un país reciben órdenes de atacar a otro país injustamente, convirtiéndose de este modo en opresores, el musulmán tiene la opción de abandonar el ejército, porque de no hacerlo estaría implicándose en actos de crueldad. Tomar esta decisión no implica que sea desleal a su patria. De hecho, en tales circunstancias, la lealtad a su patria exigiría de él dar este paso, aconsejando, además, a las autoridades de su país que no caigan en el mismo pozo en el que caen aquellos gobiernos y naciones injustas que actúan de forma cruel. Sin embargo, si alistarse en ejercito es obligatorio y no hay forma de abandonarlo, y se tienen dudas de conciencia, entonces el musulmán debe abandonar dicho país, pero sin alzar su voz de protesta contra las leyes establecidas en dicho lugar.

La esencia de las enseñanzas del Islam es que debemos extender la paz, en la medida en que el Santo Profeta (la paz sea con él) ha definido a un musulmán como la persona de cuyos actos físicos o verbales todos los demás están a salvo.

Con el fin de integrarse en sus sociedades locales y desarrollar el respeto mutuo, a los musulmanes se les enseña que deben tratar de aprender todos los aspectos positivos de cada sociedad, cada región, cada ciudad y cada país. No es suficiente sólo aprender sobre estos valores, sino que, además, los musulmanes deben esforzarse por adoptarlos en sus propias vidas. Esta guía es la que verdaderamente inculca la unidad, y el espíritu de confianza y de amor mutuo. En efecto, ¿quién puede ser más amante de la paz que un verdadero creyente, que además de cumplir con las exigencias de su fe, trata también de adoptar todos los aspectos positivos de su sociedad o de cualquier otra? ¿Quién puede difundir la paz y la seguridad mejor que él?

Nos sentimos bastante sorprendidos y entristecidos cuando escuchamos que en algunas partes de España hay personas que dicen que ni los musulmanes ni el Islam pueden integrarse en la sociedad española. Es verdad, ciertamente, que el Islam que representan los extremistas o los terroristas no tiene la capacidad de integrarse con ningún país o sociedad, y no sólo con España. Ciertamente llegará un momento en que se levantarán voces de oposición a tales ideologías extremistas, incluso en los países musulmanes. Sin embargo, el verdadero Islam, el que nos inculcó el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él), siempre atraerá a la gente sincera y decente.

El Islam, además, enseña que se deben respetar y cuidar los sentimientos de los demás. Esto incluye los sentimientos religiosos y los sentimientos ajenos en relación con las cuestiones sociales en general.

Otra alegación que se hace habitualmente en contra del Islam, es que no trata a las mujeres de una manera justa o con igualdad. Sin embargo, esta alegación carece de fundamento y justificación.

El Islam ha conferido a las mujeres dignidad y honor. Les voy a proponer un par de ejemplos: el Islam dio a la mujer el derecho a divorciarse de su esposo por mal comportamiento en un tiempo en que las mujeres eran consideradas una mera posesión o un bien. Paradójicamente, este derecho a favor de las mujeres no se estableció en el mundo desarrollado hasta el siglo pasado. Por otra parte, el Islam dio a las mujeres el derecho a la herencia en un período en que se consideraba que la mujer no tenía ningún estatus o valor. Este derecho sólo se ha otorgado a las mujeres de Europa en tiempos relativamente recientes.

El Islam a su vez, también confiere derechos a los vecinos. El Corán da orientaciones detalladas sobre quién es tu vecino y cuáles son sus derechos. En el concepto de vecindad incluye a quien se sienta a tu lado, a las casas cercanas, abarcando a aquellos a los que conoces y también a los que no conoces alcanzando hasta las cuarenta casas que rodean a la tuya. También se incluyen como vecinos a aquellos con los que se viaja, por lo que se recomienda cuidar de su bienestar.

No deben considerar que las enseñanzas del Islam supongan una amenaza o sean peligrosas para España o para ningún otro país, así como tampoco les debe preocupar sobre si un musulmán puede o no integrarse en la sociedad española. Como ya he dicho antes, un rasgo distintivo del Islam es que enseña a los musulmanes a adoptar todas las cosas buenas, y no cabe duda de que los musulmanes puedan integrarse y vivir dentro de cualquier sociedad. Si alguien actuara en contra de este mandamiento, sería sólo un musulmán de nombre, y no un seguidor de las verdaderas enseñanzas del Islam.

Qamar Fazal. 
Portavoz de la Comunidad Musulmana Ahmadía en España

Para saber más sobre la Comunidad Musulmana Ahmadía en España:




FUENTE
https://www.religiondigital.org/


AGENDA – PRÓXIMOS ACTOS

4 agosto 2021 – 10’00 horas
Curso El Islam y el Judaísmo
Encuentros, estudio y conversatorio entre un Imán y un Rabino.
ON LINE

5 agosto 2021
Curso de Diálogo Interreligioso
ON LINE

5 agosto 2021 – 19’00 horas
Diplomatura en Diversidad religiosa, Espacio público e Interculturalidad
ON LINE

6 agosto 2021 – 8’30 horas
Curso Judíos y Cristianos leemos la Biblia
ON LINE

9 agosto 2021 – 18’00 horas
Conversatorio Grupo Gimpel
ON LINE

12 agosto 2021
Día Internacional Ecuménico de la Juventud
MUNDIAL
ON LINE

22 - 31 agosto 2021
Peregrinea 2021
CAMINO LEBANIEGO

23 agosto 2021 – 18’00 horas
Conversatorio Grupo Gimpel
ON LINE

29 agosto 2021
Jornada de Oración por los cristianos mártires y perseguidos
ARGENTINA

24 - 26 noviembre 2021
XIX Simposio Teología Histórica: "Ut unun sint"
VALENCIA




lunes, 2 de agosto de 2021

AGOSTO 2021 DESDE ARGENTINA

Actos y eventos sobre ecumenismo y diálogo interreligioso a celebrar durante agosto 2021 en Argentina

ACTOS PREVISTOS:

Lecturas compartidas


Curso de Diálogo Interreligioso


Cursos del Centro de Estudios de la Religión y el Diálogo Interreligioso


Diplomatura en Diversidad religiosa, Espacio público e interculturalidad


Conversatorio Grupo Gimpel


Jornada de Oración por los cristianos mártires y perseguidos






domingo, 1 de agosto de 2021

ORACIÓN BREVE


Cristo Jesús, has venido para que tengamos vida en plenitud. Tú nos alivias, nos haces autónomos, y sigues misteriosamente presente en nuestra libertad. Entonces, incluso si nuestras posibilidades son limitadas, incluso si sentimos poco tu presencia, podemos acoger la vida con valentía y crear algo nuevo.
AMÉN

Comunidad de Taizé






sábado, 31 de julio de 2021

CALENDARIO INTERRELIGIOSO AGOSTO 2021

CALENDARIO
INTERRELIGIOSO
AGENDA
AGOSTO
2021


6

Transfiguración de Jesús

Jesús se transfiguró en el monte Tabor, que se encuentra en la Baja Galilea, a 588 metros sobre el nivel del mar. Este acontecimiento tuvo lugar, aproximadamente, un año antes su Pasión. Jesús invitó a su Transfiguración a tres de sus discípulos: Pedro, Santiago y Juan.

La historia del asentamiento de esta fiesta es interesante. De inicio menos solemne y extendido, se celebraba únicamente en Palestina. Fue solo en el siglo XV cuando la Transfiguración del Salvador se convirtió en una de las principales festividades cristianas, aunque el acontecimiento en si mismo fuera mas simbólico que histórico.

10

Primero de Muharram

Fiesta que marca el inicio del año musulmán (1443) y que conmemora la Hégira, iniciada en el año 622 d.c. (La fecha puede variar 1 ó 2 días en función de la observación de la luna).

12

Día Internacional Ecuménico de la Juventud

“El Día Internacional de la Juventud es una manera proactiva y deliberada de que el mundo reconozca y celebre las importantes contribuciones de la gente joven a la iglesia y la sociedad. El acontecimiento, encabezado por el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y dedicado este año al tema de la justicia climática, ofrece una plataforma común para que los jóvenes de nuestras iglesias miembros y asociados ecuménicos se apropien de su espacio en el movimiento ecuménico”, dice Joy Eva Bohol, encargada del programa de Participación de los Jóvenes en el CMI.

Se presentará y compartirá un conjunto de herramientas como punto de partida para que las iglesias miembros y los asociados ecuménicos analicen el tema de la justicia climática. “Esperamos que estas herramientas susciten conversaciones más profundas, deliberadas y motivadoras entre generaciones de cara a nuestra respuesta activa colectiva a la hora de abordar el cambio climático como personas de fe”, dice Bohol.

El CMI lanzó el Día Ecuménico Internacional de la Juventud en 2019 por primera vez en la década pasada. En 2020, los ámbitos de gran preocupación que los jóvenes analizaron y en los que se centraron fueron la industrialización, los conflictos intergeneracionales, la vida moderna, la COVID-19, la emergencia climática, las expectativas culturales y la migración, y cómo todas esas cuestiones afectan a la salud mental.

En 2021, los jóvenes de las iglesias miembros y los asociados ecuménicos se harán cargo de los medios sociales del Consejo Mundial de Iglesias para mostrar la interseccionalidad del tema del cambio climático.

15

Asunción de la Virgen María (Dormición)

Para los católicos se celebra la Asunción (elevación) al cielo de María en cuerpo y alma. Para los ortodoxos: Es el misterio de la Dormición de la Theotocos.

18

Fiesta del Ashura

Ashura proviene de la palabra árabe Asharah, el número 10, y es una fiesta musulmana que tiene lugar el décimo día del primer mes del calendario musulmán, el mes de Muharram, que es un mes sagrado. Su importancia varía según los países.

La fiesta de la Ashura no tiene el mismo significado en todos los países. En Marruecos, la Ashura es una fiesta espiritual y los fieles la celebran visitando a sus difuntos en el cementerio. La Ashura también se considera como una celebración familiar, que quiere ser generosa con los niños.

Para los chiitas, la Ashura tiene una importancia muy especial y conmemora el trágico destino de Hussein, nieto del profeta Mahoma, masacrado por el califato omeya durante la batalla de Kerbala. Esta es la confrontación que creó el cisma del Islam entre sunitas y chiitas.

20

San Bernardo de Claraval

Es venerado tanto en la Iglesia Católica Romana como en las iglesias anglicanas. Fue canonizado como santo en 1174 y declarado Doctor de la Iglesia en 1830.

22

Fiesta hindú de Raksha Bandhan

(“Lazos de protección” en hindi)

Es un festival hindú que celebra las relaciones entre hermanos y hermanas. Se celebra en la luna llena del mes de Shraavana.

Quizá la manera más importante de celebrar el Raksha Bandhan es cuando la hermana ata un lazo “rakhi” a la muñeca de su hermano. Esto significa que ella le solicita su protección y amor. El hermano debe aceptar el rakhi y confirmar su amor y afecto por su hermana ofreciéndole regalos. Después de esto toda la familia lo celebra con un festín.

22 - 31 

Peregrinea 2021

"Comunión que camina". Camino Lebaniego

La propuesta de este año es realizar el Camino Lebaniego desde San Vicente de la Barquera hasta el Monasterio de Santo Toribio. Es un peregrinaje precioso a través de la Cantabria profunda. Lo realizaríamos en seis días y nos instalaríamos en Potes. Los tres días restantes los emplearemos en esa zona, concretamente tendremos una visita guiada por la localidad, realizaremos el recorrido del eremitorio alrededor de Santo Toribio y por último iremos a Fuente Dé a disfrutar de la montaña de majestuosa. Tenéis toda la info a propósito del Camino Lebaniego en : https://www.caminolebaniego.com.

El Camino Lebaniego o Camino de Liébana, también conocido como Camino Lebaniego Cántabro, es un ramal del Camino de Santiago de la Costa que permite a los peregrinos acceder al monasterio de Santo Toribio de Liébana, en la comarca de Liébana (Cantabria), lugar en el que, según la tradición cristiana, se conserva el trozo más grande del "Lignum Crucis" (madera de la cruz de Cristo). Desde el año 2015, este ramal está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco al haber sido incluido en los itinerarios del Camino de Santiago junto al Camino Primitivo, el Camino Costero y el Camino Vasco del Interior. Este ramal tiene la peculiaridad de que en poco más de 70 kms. permite recorrer una gran diversidad de paisajes, que van desde las costas del Cantábrico en su inicio, hasta los Picos de Europa en su tramo final.

25

Zhongyuan o "Festival de los fantasmas"

El Festival de los Fantasmas celebra la creencia taoísta en el más allá. Las comunidades chinas en Malasia y Singapur creen que las puertas del Infierno se abren en el séptimo mes lunar, liberando a los espíritus de los muertos para vagar por el mundo de los vivos. Los vivos, a su vez, deben hacer ofrendas para apaciguarlos.

Los fantasmas en cuestión inspiran lástima y miedo. A los espíritus que deambulan por la tierra durante este tiempo se les ha negado el acceso al Cielo por alguna razón, o no tienen descendientes en la tierra para hacer ofrendas en su nombre.

28

San Agustín de Hipona

(Aurelius Augustinus o Aurelio Agustín de Hipona; Tagaste, hoy Suq Ahras, actual Argelia, 354 - Hipona, id., 430) Teólogo latino, una de las máximas figuras de la historia del pensamiento cristiano. Excelentes pintores han ilustrado la vida de San Agustín recurriendo a una escena apócrifa que no por serlo resume y simboliza con menos acierto la insaciable curiosidad y la constante búsqueda de la verdad que caracterizaron al santo africano. En lienzos, tablas y frescos, estos artistas le presentan acompañado por un niño que, valiéndose de una concha, intenta llenar de agua marina un agujero hecho en la arena de la playa. Dicen que San Agustín encontró al chico mientras paseaba junto al mar intentando comprender el misterio de la Trinidad y que, cuando trató sonriente de hacerle ver la inutilidad de sus afanes, el niño repuso: "No ha de ser más difícil llenar de agua este agujero que desentrañar el misterio que bulle en tu cabeza."

San Agustín se esforzó en acceder a la salvación por los caminos de la más absoluta racionalidad. Sufrió y se extravió numerosas veces, porque es tarea de titanes acomodar las verdades reveladas a las certezas científicas y matemáticas y alcanzar la divinidad mediante los saberes enciclopédicos. Y aún es más difícil si se posee un espíritu ardoroso que no ignora los deleites del cuerpo. La personalidad de San Agustín de Hipona era de hierro e hicieron falta durísimos yunques para forjarla.

29

Martirio de San Juan Bautista

La celebración de la fiesta del martirio de San Juan Bautista, que en la Iglesia Latina tiene orígenes antiguas (en Francia en el siglo V, y en Roma en el siglo VI), está vinculada a la dedicación de la Iglesia construida en Sebaste en la Samaria, en el supuesto túmulo del Precursor de Cristo.

La fiesta aparece ya en la fecha del 29 de agosto en los sacramentarios romanos, y conforme el Martirólogo Romano esa fecha correspondería a la segunda vez que encontrarán la cabeza de San Juan bautista, transportada a Roma.

Tenemos sobre San Juan Bautista las narraciones de los Evangelios, en particular de Lucas, que en ellos habla de su nacimiento, de la vida en el desierto, de su predicación, y de Marcos que nos refiere a su muerte.

Por el Evangelio y por la tradición podemos reconstruir la vida del precursor, cuya palabra de fuego parece en la verdad con el espíritu de Elías. Negó categóricamente ser el Mesías esperado, afirmando la superioridad de Jesús, que apuntó a sus seguidores por ocasión del bautismo en las orillas del Rio Jordán.

Su figura perece irse deshaciendo, a la medida que va surgiendo "el más fuerte", Jesús. Todavia, "el mayor de entre los profetas" no cesó de hacer oir su voz donde fuese necesaria para consertar los sinuosos caminos del mal. Reprobó públicamente el comportamiento pecaminoso de Herodes Antipas y de la cuñada Herodíades, mas la previsible susceptibilidad de él le costó la dura prisión en Maqueronte, en la orilla oriental del Mar Muerto.

Por ocasión de la fiesta celebrada en Maqueronte, la hija de Herodíades, Salomé, habiendo dado verdadero show de agilidad en la danza, entusiasmó a Herodes. Como premio pidió, por instigación de la madre, la cabeza de San Juan Bautista. Ultimo profeta y primer apóstol, dio la vida por su misión y por eso es venerado en la Iglesia como mártir.

30

Krishna Janmashtami / Fiesta hindú del nacimiento de Krishna

Janmashtami es la celebración del nacimiento de Krishna, la Suprema Personalidad de Dios. La ceremonia central sucede a medianoche, hora en que el Señor Krishna hizo su divina aparición. El ayuno, los cantos, las ceremonias y muchos otros rituales marcan esta importante fiesta en el calendario vaishnava.

Uno de los aspectos más importantes de Janmashtami es distribuir la misericordia de Dios. Krishna aparece en este mundo para traernos su mensaje de amor universal y con ello invitarnos de vuelta a casa, así su aparición es una manifestación de su misericordia que se revela en su devoto cuando Él se vuelve un instrumento de distribuir esta misericordia.





viernes, 30 de julio de 2021

MARÍA MAGDALENA

Carta abierta a María Magdalena: "La historia patriarcal de nuestro cristianismo tiene una profunda deuda contigo"


por Emma Martínez Ocaña

CLAVES:
  • Se te convirtió en la “pecadora”, “la adúltera”, la “llorona arrepentida”
  • "Tú sigues siendo un referente para quienes, también como tú, formamos parte del movimiento de Jesús y reclamamos que éste vuelva a ser una comunidad de iguales"
  • "Primero se intentó silenciar tu protagonismo en la vida de Jesús y en el de la primera comunidad; después se quiso robarte el título de la primero testigo de la Resurrección, para atribuírselo a Pedro, tal como hizo el evangelio de Lucas (24,34) y Pablo que ni siquiera te nombra entre los testigos de la Resurrección (1Cor 15,5-8)"
  • "Las mujeres cristianas te vamos reconociendo como nuestra patrona, la inspiradora y sostenedora de nuestras luchas, la que mantienes la antorcha de la verdad del sueño de Jesús: hacer de la sociedad una comunidad de iguales y para ello había que empezar haciéndolo posible, en un pequeño grupo, para que fuese creíble"

Querida María Magdalena: 

¡Qué alegría poder celebrar una año más tu fiesta en un momento de fuerte despertar en el mundo entero del movimiento de mujeres en la sociedad y en las Iglesias reclamando igualdad y derechos!

Tú sigues siendo un referente para quienes, también como tú, formamos parte del movimiento de Jesús y reclamamos que éste vuelva a ser una comunidad de iguales. También nos alegramos de que gracias a tantas teólogas y biblistas feministas podamos hoy reconocer tu verdadera identidad y qué pena de tanta documentación y tradiciones perdidas que nos podrían haber aportar más luz sobre tu persona y tu papel central en la vida de Jesús y en la primera comunidad!

La historia patriarcal de nuestro cristianismo tiene una profunda deuda contigo. Las autoridades religiosas y teológicas deberían pedirte perdón públicamente por la injusticia que han cometido con tu persona.

Primero se intentó silenciar tu protagonismo en la vida de Jesús y en el de la primera comunidad; después se quiso robarte el título de la primero testigo de la Resurrección, para atribuírselo a Pedro, tal como hizo el evangelio de Lucas (24,34) y Pablo que ni siquiera te nombra entre los testigos de la Resurrección (1Cor 15,5-8).

Una opción ideológica y política que sirvió para reclamar el derecho exclusivo de los varones para gobernar y obtener las “ordenes sagradas” y sostener así el patriarcado socialmente dominante, aunque eso fuese traicionar la opción de Jesús de una comunidad de iguales.

Sólo las tradiciones marginales como la de los gnósticos y maniqueos te otorgaron la importancia que te habías merecido y te escogieron como representante de sus doctrinas.

Con la exclusión del Canon de todos los Evangelios que no fueron reconocidos por la Iglesia oficial y la quema de los “escritos herejes” de los maniqueos y gnósticos se intentó liquidar tu figura y tu protagonismo.

Como dice la doctora Susan Haskins: “Con la desaparición de estos escritos <<heréticos>>, María Magdalena, heroína de los gnósticos, discípula principal, <<compañera del Salvador>>,<<esposa>>, <<consorte>> y <<pareja>> suyas, se desvaneció a su vez para resurgir brevemente entre los ortodoxos como testigo de la Resurrección y <<apóstol de los apóstoles>>, si bien sobre todo, y de mayor importancia para la historia del cristianismo y las mujeres, como una ramera arrepentida” 1.

Porque es verdad que para completar y justificar el robo de tu autoridad, como era imposible borrar tu presencia de los cuatro Evangelios, se te convirtió en la “pecadora”, “la adúltera”, la “llorona arrepentida” (aún se conserva el dicho de “llorar como una Magdalena”); la representante del “pecado de la carne” paradójicamente ¡tan femenino! Que paradoja ¿verdad? Y todo eso ¿cómo no? se ratifica con la autoridad Papal.

El papa Gregorio Magno (540-604) zanjó la discusión sobre tu identidad y proclama que “María Magdalena, Maria de Betania y la “pecadora” de Lucas, eran la misma persona”.

Pero felizmente el reconocimiento de tu misión como la Apóstol de los Apóstoles está recogido no solo en los textos analizados sino que se difundió en grabados de los siglos XI y XII, así como en las vidrieras del XIII de las catedrales de Chartres, Auxerre y Semur in Burgundy.

Pero hoy de nuevo las investigaciones feministas, y la de tantas teólogas y teólogos buscadores de la verdad, han vuelto a recuperar el esplendor de tu imagen. Pero aún están muy poco vulgarizadas sus conclusiones, aún eres una desconocida entre la mayoría de las personas de nuestra comunidad cristiana.

Aún hoy muchas te siguen identificando con la mujer “que amó mucho” así te nombró Jesús pero para el gran público sigue siendo la “adultera”(Lc 7,36-50). A Eva la pecadora del Antiguo testamento ya le salió una sustituta en el Nuevo, así quedó marcada nuestra condición femenina: nosotras somos las “tentadoras” (cuando el tentador reconocido por Jesús fue Pedro) y las “pecadoras”.

Las mujeres cristianas te vamos reconociendo como nuestra patrona, la inspiradora y sostenedora de nuestras luchas, la que mantienes la antorcha de la verdad del sueño de Jesús: hacer de la sociedad una comunidad de iguales y para ello había que empezar haciéndolo posible, en un pequeño grupo, para que fuese creíble.

Ayúdanos para ser de verdad seguidoras de Jesús, para gritar con nuestra vida que merece la pena seguir proclamando y haciendo verdad la Buena Noticia que nos encomendó. Ayúdanos también para que no nos falten las fuerzas, ni el humor, pues necesitamos una buena dosis de amor con humor para seguir ese camino que tú y otras muchas mujeres de tu tiempo y de todos los tiempos nos abrieron. Tú sabes de dificultades, rechazos, calumnias y menosprecios.

En ti nos inspiramos, te reconocemos como nuestra patrona, compañera de camino, alentadora de nuestra vocación apostólica, te celebramos con gozo y con coraje. Gracias por ti. Te escribo en nombre de las muchas discípulas de Jesús que queremos seguir haciendo posible y creíble una comunidad donde no haya ninguna discriminación por ninguna razón (sexo, raza, clase, orientación y/o identidad sexual).

Me despido por hoy, yo una de las muchas discípulas en camino.
Emma Martínez Ocaña

NOTA
1 S. Haskins, María Magdalena. Mito y metáfora. Herder, Barcelona 1996. Para conocer las tradiciones sobre María Magdalena recomiendo también: C. Bernabé, María Magdalena. Tradiciones en el cristianismo primitivo, Verbo Divino, Estella 1994. Ambas obras con abundante bibliografía.


FUENTE:
"Poner letra a mi canto"
https://www.religiondigital.org/





jueves, 29 de julio de 2021

LOS PENSAMIENTOS DE KOLDO - JULIO (II)


por Koldo Aldai

TU LUGAR EN EL MUNDO

Encuentras tu lugar en el mundo cuando deseas volar, pero igualmente retornar, cuando hacer la mochila representa tanto gozo como deshacerla y guardarla en la última estantería.

Encuentras tu lugar en el mundo cuando sales a la calle y los rostros son amables y no tienes prisa para ir a ninguna parte, porque junto a los vecinos ya estás en la mejor parte.

Encuentras tu lugar en el mundo, cuando hallas tu roca para la salida del sol, tu bosque para la salida de las penas; cuando un trozo de tierra sabe de tu azada, cuando las alubias conquistan altos palos y los tomates no ruedan mucho hasta el plato, cuando los árboles adivinan tus pasos y se acomodan a tu espalda.

Encuentras tu lugar en el mundo cuando la casa no necesita llave, cuando siempre hay cercana una puerta a llamar en el apuro, cuando tú eres igualmente acogida de otros apuros.

Encuentras tu lugar en el mundo cuando dejas de explorar las páginas de inmobiliarias, cuando el remoto pueblo abandonado no te saca ya del asiento, no te coloca de nuevo al volante.

Encuentras tu lugar en el mundo cuando el nombre de tu aldea cobra una sonoridad diferente, cuando se quita la frustración de encima, cuando lo cercano y ya familiar no desmerece de lo lejano y exótico.

Fui en pos de lejanos lugares en el mundo, pero en realidad no hacía falta sofisticada brújula, ni pesada maleta. Ese lugar se encontraba mucho más cerca de lo que podía haber imaginado. No hay fracaso en la búsqueda de ese remoto espacio, hay agradecimiento por lo que con los años, poquito a poco, aquí mismo hemos podido construir en lo físico, sobre todo en lo humano.


DESBORDADA ALABANZA

Basta toalla en el suelo y un velo más grueso sobre la arena también revuelta de la mente. A veces progresar es desaprender, sortear el ruido y las dunas que nos atrapan y acercarte sencillamente hasta Él cuando sale, cuando se esconde; pedirle toda Su Fuerza para dar, para calentar e iluminar sin descanso alguno…

Nunca se esconde tras encinares más familiares ese Disco anaranjado y sin embargo nuestras vidas tendrían que contar con estos atardeceres que todo lo apaciguan y sanan, que todo lo elevan y glorifican.

Antes de que inventáramos las modernas técnicas de meditación ese gigantesco Disco Dorado ya se zambullía en el horizonte, ya nos había dejado sin aliento. Ella rasga la concha y ya no estamos en este mundo. Entona una sublime canción "conchera" y todo se rinde, todo se postra ante el Gran Disco, deviene infinita y desbordada alabanza.


LA PLAYA TEMPRANA

La oración de la mañana se une a la oración de la playa. Sí, la playa tiene su propia oración, más pausada y soleada, de piel desnuda, de brisa nueva, de pies hundidos en la ternura de la arena. Gratitud cargada de la sal de infinitos mares.

El niño esparce los colores de su mecano por la desierta y blanca arena. Los primeros surfistas demandan al océano vértigo de espuma y salvaje cabalgadura. El viento de los días anteriores ha huido a levantar otras arenas lejanas. Se enseñorea una paz, un gozo que siempre acaba con un cuaderno en las rodillas, que siempre reclama plasmar en algún lugar profundo agradecimiento.

Poco a poco la paz se irá alfombrando de toallas, turbando de voces, pero eso será luego. ¿Cómo prolongar la gloria de la playa temprana? Ninguna prisa para abrir el libro, el relato ajeno que acabará con este Cielo propio.


LA ORACIÓN DE LA ANCIANA

Apagadas las velas con sus aún vigorosos pulmones, se recogió por unos breves instantes. Todos reían, pero ella reunió las manos, hizo silencio y se encomendó a Dios. Todos ateos, pero todos callaron. Hay pocas cosas más sagradas que una anciana en oración sincera y honda. Sus vidas han sido largas y prodigas y tienen más que agradecer. La tarta y el champán pueden esperar, pero a Dios, que le ha colmado de tanta prole y dicha, no hay que hacerle esperar.

Con su discreto silencio ella detuvo el tiempo poderoso. ¿Qué le dijo a Dios en esos breves segundos, que antes no le hubiera contado? ¿Cuánto agradecimiento no metería en tan contadas e íntimas palabras?

Siempre, siempre es la Ley. Sólo tiene la felicidad que ha cosechado en amor desbordado en cada uno de sus días, sólo tiene la dicha merecida después de salir siempre a la calle con los bolsillos cargados de monedas que va depositando en las manos arrugadas del desamparo. Por eso tiene tantas cosas para contarle a Dios y a la vez tan poco tiempo, tanta familia pendiente de que levante mirada, de que se despida del Inombrable.

Después sacó a pasear su mirada de brillo acristalado, sus ojos de transparente bondad que aún siguen acariciando. Culminó y selló con brindis su oración. Seguramente no pidió nada para sí, pues todo le ha sido otorgado. La joven dependienta de la humilde mercería no podía haber soñado mejor futuro, mejor instante que presidir esa ancha mesa tan sencilla como nutrida y gamberra. Tan sólo amó y la Vida la llenó de sobrado aire y salud para soplar feliz sobre su noventa cumpleaños.


FAMILIA PEQUEÑA, FAMILIA GRANDE

La fraternidad un día no hallará fronteras, no se limitará a quienes comparten progenitores. No debiéramos dudarlo. Un día la analogía será, la profecía se cumplirá. Lo que ahora aún es en pequeño devendrá grande. La mesa será inmensa y habrá viandas para todos. La familia de sangre es sólo ensayo para conformar la gran familia humana. Estamos aprendiendo a vivir como hermanos.

Nuestra estancia en la tierra constituye principalmente un aprendizaje de compartir la mesa y el pan, nobles metas y objetivos. El Plan divino consiste en recrear una gran familia en la Tierra, en la que nos amemos como hermanos. La pequeña familia nos ensaya en ese superior cometido, nos enseña a amarnos, a renunciar y sacrificarnos por el prójimo.

Ayer desembarcó en mi casa la familia pequeña, pero por más que compartamos o no apellidos, raza, color, nación todos somos una misma y gran familia humana.

Se acumulaban las celebraciones, sobre todo los noventa años de ella, la bendita que nos acogió en su vientre y nos dio paso a esta nueva estancia en la tierra. Todavía no me he enfrentado a la pila de platos y enseres sucios que inundan mi cocina. Los lavaré feliz poniendo en mis oídos ese fondo de risas que inundó la fiesta.

FUENTE: