Todos juntos
Un espacio propuesto por EQUIPO ECUMÉNICO SABIÑÁNIGO

miércoles, 1 de marzo de 2017

CARTA DE CUARESMA 2017


CAMINO HACIA EL NECESITADO

CUARESMA - 2017

por Fernando Jordán Pemán

Queridos amigos:

Comenzamos la Cuaresma que nos lleva hacia la Pascua. Nuestro peregrinar durante estos cuarenta días nos invita a la reflexión en el camino, en la dureza del desierto y de las dificultades de la vida, como le ocurrió a Abraham y a los profetas y les ocurre a tantos y tantos hermanos nuestros que tienen que salir de su casa y de su tierra. Esta dureza no la marca la geografía de un desierto, aunque sus signos, su simbolismo nos ayuda. Nos la muestra el corazón de tantos hermanos nuestros rotos por el hambre y la guerra; de otros que viven la cuaresma de la persecución religiosa y como consecuencia se apodera de ellos el miedo, el dolor y en muchos casos la muerte.

Ante estas circunstancias necesitamos responder con mayor fidelidad evangelizadora en nuestra vida personal y en nuestras comunidades cristianas para romper con el “continuismo” y vincularnos a esa larga lista de quienes viven el “compromiso” con el hermano más necesitado.

Dios no está contento con los corazones que buscan la seguridad y la comodidad, sino que quiere sacudir nuestras vidas y lanzarlas al compromiso con el más débil y vulnerable. Ha llegado el tiempo en que las huídas no son buenas. Tenemos que ponernos las sandalias y salir al encuentro del que está retenido en las fronteras, del que llega en una patera o el que vive en la soledad y la tristeza de su ancianidad desamparada.

El encuentro con la realidad nos hace vivir la Cuaresma mirando a las heridas de la gente y las fragilidades de nuestros pueblos. En la medida en que nos involucremos en la vida de los demás y sintamos sus heridas, nuestro ser cristiano se activará con mayor fuerza para que se tambaleen nuestras seguridades, e incluso el sistema de trabajo pastoral y nuestro andar eclesial se armonice desde el Evangelio y los signos de los tiempos.

Ante esta realidad, este tiempo que iniciamos con el Miércoles de ceniza nos invita a ayunar de todo aquello que no necesitamos, a rezar confiando en que el buen Dios puede cambiar nuestros corazones y a compartir con los más necesitados.

Tratemos de caminar en este tiempo, levantando la mirada para ver lejos y encontrar, bien adentro de nosotros, lo que tenemos que ir dejando para discernir cómo evangelizamos y para llegar a todas las periferias que hay al borde del camino.

Que este andar sea vivido sin recetas prefijadas, sino con la apertura generosa al Espíritu que va conduciendo la historia por los caminos que Dios quiere.

Un saludo

Fernando Jordán Pemán, sacerdote católico romano
Parroquia del Inmaculado Corazón de María. Jaca.



martes, 28 de febrero de 2017

ENTENDIMIENTO ENTRE EL PATRIARCA KIRIL Y EL PAPA FRANCISCO



  • El intérprete de Kiril recuerda su encuentro en Cuba, "el evento del milenio"
  • Miguel Palacio, intérprete oficial del patriarca de Moscú y de Toda Rusia, Kiril: "El patriarca y el Papa se entendían sin palabras"
  • "Todos esperábamos un evento verdaderamente histórico y especialmente significativo"
  • "La impresión que produce el Sumo Pontífice es muy grata: él es muy abierto y tiene un buen sentido del humor. Habla con calma y su mirada es suave, pero profunda"

Miguel Palacio, intérprete oficial del patriarca de Moscú y de Toda Rusia, Kiril, compartió con Sputnik sus recuerdos del histórico encuentro entre el líder de la iglesia ortodoxa rusa y su homólogo en la iglesia católica, el Papa Francisco, que tuvo lugar el pasado 12 de febrero de 2016 en el aeropuerto de Cuba.

Usted fue el intérprete personal del patriarca Kiril durante su encuentro con el Papa Francisco en la Habana. ¿Se preparó de alguna forma para el encuentro? ¿Qué sintió?

No puedo negar que fue muy emocionante ser el intérprete del santísimo patriarca durante este encuentro, que ya en la etapa de preparación fue definido como 'el evento del milenio'. Fue un gran honor y una gran responsabilidad. Obviamente, me preparé moral y emocionalmente. Sin embargo, durante los últimos siete años he trabajado en repetidas ocasiones con el patriarca Kiril, siendo su intérprete en las reuniones con mandatarios y embajadores de diversos países de América Latina. Eso facilitó mi labor en este encuentro, porque ya conozco su manera de hablar.


¿Quién estuvo presente en el encuentro en el aeropuerto de la Habana? ¿Cómo valoraría el ambiente, los esfuerzos de Cuba, país anfitrión?

En la sala donde tuvo lugar el encuentro se encontraban, además del patriarca Kiril y el Papa Francisco, el metropolita de Volokolamsk y presidente del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú y toda Rusia, Ilarión; el cardenal y presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, Kurt Koch; el intérprete del Papa, monseñor Visvaldas Kulbokas, y su humilde servidor. La atmósfera del encuentro invitaba a la seriedad. Todos esperábamos un evento verdaderamente histórico y especialmente significativo.

No se puede pasar por alto el hecho de que el Gobierno cubano, desde sus más altas esferas, preparó todo lo necesario para la reunión entre el patriarca de Moscú y de toda Rusia y el Papa de Roma, garantizando un ambiente confortable y seguro, pero manteniéndose en segundo plano. Por ejemplo, durante la firma de la declaración conjunta, el líder cubano, Raúl Castro, pese a que se encontraba en la sala, ocupó un lugar relegado, alejado de los dos jerarcas religiosos, y no tomó la palabra.



¿Qué es lo que más recuerda del encuentro? ¿Cómo se comportaron el patriarca y el pontífice? ¿Surgió alguna dificultad? ¿Ocurrió algún suceso inesperado?

En mi mente quedó grabada la facilidad con la que conversaron el patriarca y el Papa. Se entendían sin palabras, literalmente. Esto, por supuesto, fue una ayuda para los intérpretes. Al principio del encuentro, el santísimo patriarca confesó al Papa que se había puesto una panagia [adorno litúrgico pectoral que llevan los obispos ortodoxos] con la imagen de la Protección de la Madre de Dios muy valorada por este, ya que había pertenecido a San Filareto Drozdov, al patriarca Alexis I y al metropolitano Nikodim (Rotov), de manos del cual la recibió el patriarca Kiril. Tras escuchar la historia, el Papa se levantó y, tras decir 'Si me lo permite...', besó la panagia. No hubo ninguna dificultad o momentos inesperados durante el encuentro.

Poco tiempo después de empezar la reunión, los medios informaron sobre problemas técnicos con el sonido durante la transmisión de televisión. Además, en el lugar, la conversación no era audible por culpa de los chasquidos de las cámaras de fotografía. ¿Usted prestó atención a esto? ¿Esto afectó de alguna manera a su trabajo o a la comunicación con los líderes religiosos?

Efectivamente, los primeros minutos del encuentro transcurrieron bajo la mirada de las cámaras de los periodistas y era imposible no distraerse. Además, durante el saludo oficial, era necesario escuchar las palabras del patriarca y transmitirlas al Papa, pero manteniendo la distancia. Más de una vez he tenido que ser intérprete en reuniones de alto nivel, pero nunca había visto tanto revuelo periodístico alrededor. Pero una vez que los camarógrafos y los fotógrafos abandonaron la sala, trabajar resultó mucho más sencillo.


¿Era la primera vez que veía al Papa de Roma en persona? ¿Cómo lo definiría, teniendo en cuenta su comportamiento, sus palabras y su forma de hablar?

Había tenido la oportunidad de ver con mis ojos al Papa Francisco en tres ocasiones, cuando trabajé como su intérprete en los encuentros con el metropolita de Volokolamsk, Ilarión, en el Vaticano, en los años 2013, 2014 y 2015.

El primer encuentro, en marzo de 2013, tuvo lugar justo después de la entronización del Papa, donde fui intérprete de los dos interlocutores: del ruso al español y del español al ruso. Durante los otros dos encuentros, como exige el protocolo, interpreté exclusivamente para el metropolita Hilarión, mientras que el Papa tenía su propio traductor: el monseñor Visvaldas Kulbokas. La impresión que produce el Sumo Pontífice es muy grata: él es muy abierto y tiene un buen sentido del humor. Habla con calma y su mirada es suave, pero profunda.


​¿Hubo algo que se escapó de la atención de los periodistas en este encuentro histórico y que a usted le gustaría compartir?

Para ser sincero, yo estaba tan concentrado en mi tarea como intérprete que no presté mayor atención a otras cosas. Además, en mi opinión, los medios de comunicación cubrieron a fondo el encuentro y todo lo que ocurrió alrededor.

FUENTE:
http://www.periodistadigital.com


lunes, 27 de febrero de 2017

VISITA ECUMÉNICA DE REPRESENTANTES CRISTIANOS A IRAK


Tras su primera visita a Irak, Antje Jackelén, Arzobispa de la Iglesia de Suecia (Luteranos), se plantea las mismas preguntas que se plantean tantos otros en todo el mundo: “¿Qué es lo que está pasando realmente?” ¿Qué podemos hacer nosotros para ayudar a nuestros hermanos y hermanas cristianos? ¿Y qué podemos hacer para ayudar además a otras comunidades que viven bajo una gran presión?”.

En calidad de miembro de la delegación de líderes religiosos coordinada por el Consejo Mundial de Iglesias, la visita a Irak de la Rev. Jackelén se centró en el futuro de la población vulnerable del país tras la esperada derrota militar del llamado Estado Islámico. La Rev. Jackelén y otros miembros de la delegación están pidiendo a los donantes internacionales que se unan para respaldar de forma inmediata los esfuerzos dirigidos a restablecer la seguridad, estabilizar y reconstruir las comunidades para que los que han huido puedan volver a sus casas.

En Irak la Arzobispa Jackelén se reunió con representantes gubernamentales, líderes religiosos y desplazados internos, miles de los cuales viven en campos de refugiados.

“Asistí a un culto religioso con una comunidad de desplazados, y me reuní con un grupo de jóvenes”, contó la Rev. Jackelén. “Obviamente cada testimonio es diferente: ¿qué se puede esperar en una situación en que la realidad es tan traumática, en la que ha habido tanto sufrimiento y queda aún tanto por resolver?”.

La arzobispa agradeció poder estar junto a quienes viven en los campos de refugiados. Las personas que viven allí hablaron conmigo abiertamente y me ayudaron mucho contándome sus historias. En cierto modo me sorprende ver la capacidad de las personas para adaptarse a situaciones extremas e incluso sacar de tales situaciones el lado positivo”.

Me hablaron de la esperanza de poder volver a sus pueblos. Me dijeron: “No podemos volver mientras sepamos que no estaremos seguros”, contó la Rev. Jackelén.

“Suele ser difícil alimentar la esperanza en tales circunstancias”, añadió. “Cuando hablamos con los jóvenes me di cuenta de que los asaltan las siguientes preguntas: ¿Hay un futuro para nosotros en este país? ¿Qué oportunidades tenemos de conseguir un trabajo y de experimentar verdaderamente una ciudadanía en condiciones de igualdad?”.

“Los jóvenes tenían opiniones divergentes. Algunos decían: ‘No, aquí no hay futuro para nosotros’; y otros respondían preguntando: '¿pero qué sería de este país sin nosotros?'”.

La Arzobispa Jackelén y el resto de la delegación tomaron consciencia de la enorme presión a la que están sometidos los dirigentes políticos y religiosos en Irak. “Me gustaría que los dirigentes religiosos se sintieran verdaderamente apoyados por la comunidad cristiana de todo el mundo, no solo en la oración –que es muy importante– sino también en los hechos”, dijo. “En el culto que celebramos juntos se notaba claramente que, a pesar de que hablamos idiomas diferentes y de que hemos vivido experiencias tan radicalmente distintas, hay algo que nos une en el lenguaje del culto, al compartir el pan y acompañarnos los unos a los otros”.

La Arzobispa Jackelén vuelve a casa con el marcado recuerdo de las palabras de algunas mujeres que conoció en un campo de refugiados: “Decían: 'es nuestra fe lo que nos mantiene en pie, es nuestra fe lo que nos permite vivir día a día'”.

Durante su visita a Iraq del 20 al 24 de enero, la delegación de dirigentes religiosos cristianos compartió las conclusiones y recomendaciones de un reciente estudio que analiza las necesidades específicas de las personas desplazadas en Iraq y Siria. La delegación también conoció mejor la situación y los desafíos actuales de los representantes de las comunidades religiosas locales de Iraq, de los jefes de las iglesias del país y los jóvenes cristianos.

El padre Emanuel Youkhana, Archimandrita de la Iglesia de Oriente que coordina un programa humanitario masivo en Duhok, dijo que la visita de la delegación sirvió “para que quienes sufren aquí sepan que no están solos, que hay personas que se ocupan de ellos, oran por ellos y trabajan en su beneficio”.

Youkhana afirmó que las conversaciones de la delegación con dirigentes políticos contribuyeron a recordar a las autoridades los dones únicos y las necesidades específicas de los más vulnerables. “Aunque hemos sufrido, como Iglesia seguimos queriendo desempeñar un papel positivo en la construcción del futuro. Nuestra labor es ahora más necesaria que nunca, porque cuando todos construyen muros, la Iglesia puede construir puentes”, dijo.

Un funcionario de las Naciones Unidas en Bagdad contó a la delegación que, a pesar de las presiones de algunas fuerzas militares extranjeras, el Gobierno de Iraq ha reconocido las exigencias del derecho internacional humanitario y ha procedido con cautela en su campaña contra el Estado Islámico.

Lise Grande, coordinadora de la ayuda humanitaria de la ONU para Iraq, dijo que el Gobierno iraquí ha proporcionado la “inmensa mayoría” de la respuesta humanitaria a los afectados por el conflicto, y que los iraquíes de a pie también han contribuido. “Hay 3700 mezquitas en todo el país que han abierto sus puertas a las familias desplazadas internas. El país entero está apoyando a los desplazados”, dijo a la delegación. “La comunidad internacional está haciendo una parte relativamente pequeña, y tiene problemas para encontrar fondos para ello. Es vergonzoso. Quienes fueron cómplices del caos, quienes fueron directamente responsables como partes del conflicto, no deberían eludir las consecuencias. Si ayudas a destruir un país, tienes que pagar por reconstruirlo”.

“El peso del sufrimiento aquí es casi insoportable”, dijo el Rev. Dr. Christopher Cocksworth, Obispo de Coventry en la Iglesia Anglicana (Inglaterra). Y añadió que, cuando vuelvan a casa, varios miembros de la delegación hablarán con sus respectivos gobiernos sobre la necesidad de incrementar la asistencia para la reconstrucción.

“Con el éxito de la campaña contra el Estado Islámico, el país se acerca a una clara encrucijada. Es una oportunidad para que tomen nuevas medidas los dirigentes políticos de Iraq y de aquellas naciones que, como la mía, han tenido una participación a largo plazo en Iraq, incluyendo intervención militar”, dijo el Obispo Cocksworth, que es miembro de la Cámara de los Lores británica. “Hemos intervenido aquí militarmente, y hemos dejado atrás una situación de caos. ¿Podemos ahora asumir el reto de lograr la paz y crear una coalición para la reconstrucción y la renovación que cuente con el mismo tipo de agresividad y determinación y con niveles de financiación comparables a los de nuestra participación militar?”.

Uno de los encuentros más emotivos de la delegación fue la reunión con jóvenes en Ankawa, un barrio a las fueras de Erbil donde decenas de miles de cristianos desplazados han encontrado refugio. Un joven compartió su frustración con los dirigentes religiosos nacionales, algunos de los cuales, según dijo, habían enviado a sus familias a Europa mientras instaban a los fieles a no abandonar el país.

Lubna Yusef relató a la delegación la lucha de su familia por sobrevivir después de huir de Qaraqosh en 2014. “¿Qué hicimos para merecer esto? Odio viajar y la inmigración, pero hoy, por el bien de mis hijos, si tuviera la oportunidad de emigrar, lo haría”, dijo.

“Si tuviéramos protección en nuestros hogares, esto no ocurriría. Pero ¿cuánto tiempo podemos seguir viviendo donde estamos ahora? Soy joven, pero siento que mi vida está acabada. ¿Y qué pasa con mis hijos? ¿Quién puede garantizar que no venga a destruir la vida de mis hijos algo incluso peor que el Estado Islámico?”, preguntó.

“Nuestros sacerdotes nos dicen que nos quedemos porque este es nuestro país, esta es nuestra civilización. Pero ¿por qué tenemos que empezar de cero una y otra vez? Si voy a Europa o a los Estados Unidos, ¿aceptarán el título académico que tengo de aquí? Por supuesto que no. Así que no nos traigan nada material. No queremos esas cosas. Trabajaré duro y me compraré lo que necesite. Pero no puedo comprar mi vida. Quiero seguridad. Quiero dormir por la noche sin preocuparme por la mañana siguiente”, dijo Yusef. “No queremos que nos ayuden a reconstruir nuestras casas. Lo más importante es que queremos que nos devuelvan nuestra dignidad”.

La delegación internacional de dirigentes religiosos que visitó Iraq del 20 al 24 de enero se reunió con los máximos dirigentes políticos del Gobierno Federal de Iraq en Bagdad y del Gobierno Regional del Kurdistán en Erbil, con miembros del Parlamento que representan a las comunidades minoritarias, con los jefes de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Iraq, con representantes de otras comunidades religiosas de Iraq, así como con los jefes de las iglesias del país y con jóvenes cristianos.

La delegación acogió con satisfacción el compromiso manifestado por los dirigentes políticos, tanto en Bagdad como en Erbil, de preservar la diversidad cultural, étnica y religiosa del país, e instó a los donantes internacionales a dar una respuesta de emergencia para apoyar los esfuerzos destinados a proteger, estabilizar y reconstruir las comunidades y sociedades afectadas.

Con el fin de garantizar el futuro de la diversidad social y religiosa en la región y de evitar nuevas emigraciones masivas de cristianos y otros, la delegación del Consejo Mundial de las Iglesias compartió las conclusiones del estudio “Las necesidades de protección de las minorías de Siria e Iraq”, realizado junto con Ayuda a la Iglesia Necesitada Noruega y publicado en diciembre de 2016.

PUBLICADO EN:
Boletín nº 80, Marzo de 2017.
Boletín Ecuménico Comunidad Horeb Carlos de Foucauld


sábado, 25 de febrero de 2017

¡HAGAMOS CAMINO JUNTOS!


Una llamada desde Taizé a los responsables de las Iglesias para 2017

En 2017, el 500 aniversario de la Reforma Protestante ofrece una oportunidad para avanzar hacia la unidad, a ir más allá de la mera cordialidad.

Entre las Iglesias, como al interior de cada Iglesia, siempre habrá diferencias; éstas permanecerán como una invitación al diálogo franco; pueden ser un enriquecimiento. Pero, en todas las Iglesias, la identidad confesional se ha puesto poco a poco el primer lugar: uno se define como protestante, católico u ortodoxo. ¿No ha llegado el tiempo de dar la prioridad a la identidad cristiana manifestada por el bautismo?

Una cuestión sigue a ésta: ¿No deberían las Iglesias atreverse a ponerse bajo un mismo techo sin esperar a que se alcance un acuerdo en todas las cuestiones teológicas? O al menos bajo una misma tienda: salir de una concepción demasiado estática de la unidad y encontrar medios, acontecimientos, aunque sean provisionales, que anticipen ya la alegría de la unidad y hagan aparecer signos visibles de la Iglesia de Dios, el Cuerpo de Cristo, la Comunión del Espíritu Santo.

La comunión entre todos los que aman a Cristo sólo puede establecerse si se respeta su diversidad; pero esta comunión puede ser creíble sólo si es visible. Necesitamos un nuevo punto de partida para avanzar hacia tal diversidad reconciliada. El punto de partida es Cristo, que no está dividido. “Sólo por Jesucristo somos hermanos los unos de los otros… Por Cristo nuestra pertenencia recíproca es real, integral y eterna” (Dietrich Bonhoeffer).

Así se podrá realizar un intercambio de dones: compartir con otros lo que consideramos un don de Dios, pero también acoger los tesoros que Dios ha depositado en los otros. “No se trata sólo de recibir información sobre los demás para conocerlos mejor, sino de recoger lo que el Espíritu ha sembrado en ellos como un don también para nosotros” (Papa Francisco).

¿Cómo ponernos bajo un mismo techo? ¿Cómo hacer camino juntos? Algunas sugerencias:

* Entre vecinos y familiares de diferentes confesiones, podemos reunirnos como “comunidades de base”, orar juntos en la escucha de la Palabra de Dios, el silencio y la alabanza, ayudándonos mutuamente, conociéndonos mejor unos a otros.

* Que cada comunidad local, cada parroquia, haga con cristianos de otras confesiones todo lo que es posible hacer juntos, estudiar la Biblia, trabajo social y pastoral, catequesis, y no hacer nada sin tener en cuenta a los otros. Podrían fusionarse los organismos que realizan las mismas acciones en paralelo.

* Realizar juntos gestos de solidaridad, prestar juntos atención a la miseria de otros, a los malestares escondidos, al sufrimiento de los inmigrantes, a la pobreza material y todas las otras formas de sufrimiento, sin olvidar el cuidado por el medio ambiente.

* En muchas ciudades en las que la confianza ha crecido ya entre las Iglesias, ¿podría convertirse la catedral o la iglesia principal en casa de oración común para todos los cristianos del lugar?

* Avanzar en el diálogo teológico acentuando la oración común y la conciencia de estar ya juntos como el marco en el que éste tiene lugar. Cuando crecemos en amistad recíproca y rezamos juntos, las cuestiones teológicas se abordan de otra manera.

* Si bien todos los cristianos han recibido una porción del don pastoral para velar unos por otros, la Iglesia tiene también necesidad de ministerios de unidad, a todos los niveles. Un ministerio de comunión a nivel universal ha estado asociado tradicionalmente al obispo de Roma. ¿No sería posible que las Iglesias desarrollen formas diversas de asociación a este ministerio? ¿No podría ser reconocido por todos el obispo de Roma como servidor que vela sobre la concordia de sus hermanos y hermanas en su gran diversidad?

* ¿Las Iglesias que subrayan que la unidad de la fe y el acuerdo acerca de los ministerios son necesarios para recibir juntos la comunión no deberían dar igual peso al acuerdo del amor fraterno? ¿No podrían ofrecer una hospitalidad eucarística más amplia a aquellos que manifiestan su deseo de unidad y creen en la presencia real de Cristo? La eucaristía no es sólo la culminación de la unidad; es también el camino que conduce a ella.

Hno. Alois, prior de Taizé

Nuestra identidad cristiana se forma al hacer camino juntos, no separadamente. ¿Tendremos el valor de ponernos bajo un mismo techo, para que el dinamismo del Evangelio pueda revelarse?





miércoles, 22 de febrero de 2017

EL HOMBRE MADURO Y LA FE


La religión del hombre maduro es la fe



por hermano Oswaldo Cruz jc

Hemos concluido la Semana de oración por la unidad de los cristianos. Lo más probable es la resonancia que el tema suscita entre el pueblo de Dios es mínimo en comparación con el contenido del mensaje y la importancia de superar las tensiones y divisiones entre la Iglesia. Para nuestro tiempo son iluminadoras las consideraciones del cardenal Walter Kasper: La historia de la Iglesia vivió en el primer milenio el momento de la "catolicidad", en el segundo milenio el de la "confesionalidad", esperamos que el siglo XXI sea especialmente el momento del "ecumenismo". 

Uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo es el encuentro / choque entre culturas y civilizaciones. La Iglesia a partir del Concilio Vaticano ha abrazado el camino del diálogo ecuménico e interreligioso, una vía "sin retorno". Para los cristianos, el punto firme es la fe / vida en Cristo, tema teológico de la revelación de la que cada generación y cada cristiano se ha apropiado y hecho irradiar. Por ejemplo Charles de Foucauld. El misterio de "Jesús de Nazaret en Nazaret" es el Hijo de Dios encarnado, que el hermano Carlos lo acoge como su "amadísimo hermano y Señor." Jesús = "Dios salva", es lo "ESENCIAL” del mensaje del Hermanito Carlos de Jesús, un mensaje que nos llama a una conversión continua (en el sentido de converger hacia la persona del Amado). Conversión vivida dentro de la Iglesia. Es la perenne novedad del Evangelio que estamos llamados a vivir hoy en medio de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. 

"Esencial" y "perenne novedad” se casan en la fe viva, es la relación ofrecida por Dios y recibida por el hombre en su vida como creyente en la Iglesia. Charles de Foucauld, recién convertido, fue golpeado por el misterio de la Encarnación: Jesús viene al mundo para la salvación de todos los hombres. Mientras permanece anclado a su vocación monástica, incluso eremítica, desde el principio, de hecho, con un "estilo" que le es propio, inicia un trabajo de evangelización ... "Y a medida que caminéis proclamad que el reino de Dios ha venido" (Mt. 10,7). Muy pronto se da cuenta de que "la vida de Nazaret" contiene el misterio de la plena comunión de vida de hombres y mujeres obedientes: Jesús, obediente al Padre, santificó a sus progenitores y todos aquellos a los que se encontraba y conocía... Después de varios años de vivir entre los tuaregs, Charles de Foucauld se convenció de la casi "imposibilidad" de la conversión de sus amigos, sin embargo, no renuncia a pensar en la salvación de ellos. Él está convencido de que "cada uno es parte de la materia de la Iglesia -cercana o lejana-por lo tanto, cada hombre es parte –de manera cercana o lejana- del cuerpo de Jesús; todo lo que hace a un hombre, bueno o malo, cristiano o infiel, lo hace a una parte del cuerpo de Jesús, al cuerpo de Jesús, es decir, a Jesús: de aquí concluimos, como dijo nuestro Señor que "todo lo que haces a uno de estos pequeños, se lo haces a Él ... todo lo que se niega o no se hace a uno de estos pequeños, es a Él a quien no se lo haces" (Mateo 25) 

Reevaluando la categoría conciliar de los "signos de los tiempos", la Iglesia está llamada a valorar cuanto hay presente de la revelación de Dios en el ser humano que se acepta y evoluciona, así como cuanto hay de auténticamente humano en lo divino. De este modo se hace la unidad y se acoge a lo nuevo que el Espíritu inspira en la "experiencia” de la Iglesia misma. En este camino descubrimos la posibilidad de ser comprensibles y signo luminoso ( LG ) para el hombre contemporáneo. Las palabras de Charles de Foucauld, pronunciadas hace más de un siglo: "Pertenezco a la Iglesia, la Iglesia tiene su tiempo, permanece, yo pasaré y no seré nada", y: "Estoy seguro de que el buen Dios acogerá en el cielo a los que son buenos y honestos, sin necesidad de que sean católicos romanos", nos convence de la voz profética y elocuente de un cristiano que, con su PRESENCIA FRATERNA, amando a Dios y al prójimo, comprendido profundamente la voluntad de Dios sobre la salvación de toda la humanidad. 

Es un tema "alto" que requiere una FE fuerte y genuina. El hermanito Carlo Carretto, que ha seguido los pasos del hermanito Carlos de Foucauld, puede ayudarnos recordando el papel fundamental de la fe: 

"¡Cuan grande es la fe, hermanos! ¡Qué superación de nuestra debilidad es la esperanza! ¡Qué novedad experimental es la caridad que hace Dios en nosotros! [...] 

Creo que para mí, para los cristianos, para todos los hombres el punto de encuentro común es la fe. Las diversas religiones tienen valor porque nos educan en la fe, pero la fe las supera y las unifica a todas. La religión del hombre maduro es la fe, mas la fe es sencilla pero terriblemente difícil para todos. 

La fe es creer en Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. 

La fe es creer en el Cristo que nos salva. 

La fe es creer en la vida eterna. 


Pocas cosas fundamentales se resisten a la tentación del vacío y de la soledad que nos hace gritar: "¡Señor, sálvanos, que perecemos!" (Mt 14,30) ". ("Y vio Dios que era bueno",106-107). 

FUENTE:
BOLETÍN ECUMÉNICO COMUNIDAD HOREB CARLOS DE FOUCAULD
Boletín nº 79, Febrero de 2017.

PUBLICADO EN:






martes, 21 de febrero de 2017

REFLEXIONES ÍNTIMAS


Reflexiones íntimas 

Me he dado cuenta de que muy a menudo pienso o hago comentarios relativos a una misma cosa, temas que no acabo de resolver.

Por otra parte, veo que no "adelanto", que no acabo de sacar partido de mi vida, que no soy lo suficientemente productiva, en mí misma y en todo lo que me rodea. 

Ayer vi un vídeo, un hecho real, de una niña de dieciocho meses. La criatura vio un aparato de medir la tensión arterial en un asiento, lo agarró, conectó el brazalete en el aparato, se lo puso en el brazo, y pulsó el botón para ponerlo en marcha. No apretó suficiente el botón y el aparato no respondió, entonces lo volvió a intentar. Este hecho me removió la conciencia; me hizo dar cuenta de que yo no pongo el nivel de atención ni la persistencia en la obtención de un resultado como ella hizo. Yo estoy muy dispersa, por lo que los resultados son escasos. 

Analizando con más detalle el motivo de mi fracaso, pienso que las causas deben ser múltiples: falta de concentración, falta de interés por esa cosa que estoy llevando a cabo, rutinas establecidas (hábitos adquiridos a lo largo de la vida, quiero decir), poca definición del objetivo a alcanzar... 

Así que si quiero obtener mejores "resultados" de mi existencia, como es: mejorar la salud física, la salud mental, la espiritual, la comprensión del otro, vivir la vida con alegría y compartirla con la sociedad y mundo en general, tengo que ver en qué estoy equivocada y modificar los errores que hasta ahora han sido motivo de distorsión. 

También pienso que si me ayudo con lecturas de tipo religioso, psicológico, filosófico, también en la observación de la naturaleza, participación en charlas, foros formativos, etc..., compartiéndolo con amigos y compañeros que estén más o menos interesados en esta forma de vida, puede aportar "claridad" a los objetivos deseados. 

Y mirándolo desde otra parte, desde la FE, creo que si "Dios" es Dios (Infinito, Poderoso, Sabio, Amor, que lo abarca todo), Su Luz me acompaña siempre y sólo necesito buscar esa Luz para saber hacia dónde me tengo que dirigir. 

GRACIAS DIOS MIO POR TANTAS MARAVILLAS, y perdóname por no Serte más Fiel.








Maria Teresa Bordalba 
Enfermera cooperante en la Índia durante más de 20 años.



PUBLICADO EN:
BOLETÍN CEC-MASVIDAL enero - febrero 2017 
nº. 12/ 022017

Comunidad Ecuménica Cristiana - Jaume Masvidal
En la CEC-Masvidal estamos trabajando 
para poder desarrollar proyectos en tierra de misiones, 
con el envío de recursos humanos a países empobrecidos 
para hacer un servicio directo a los más necesitados. 

Este esfuerzo no se pierde por el camino: 
el misionero que se traslada a un país de misiones 
aporta recursos espirituales, intelectuales, técnicos y tecnológicos 
y lo hace en condiciones de dificultad y de gran incomodidad. 

Si crees que tu corazón te pide hacer misión 
tal vez estás en condiciones de aportar recursos económicos y materiales
 para hacerlo posible. 

Contáctanos en cecmasvidal@terra.com · Visítanos en: cecmasvidal.org




lunes, 20 de febrero de 2017

PRÓXIMAS CONVOCATORIAS 22, 24 y 25 FEBRERO

  • Mesa redonda: “El Humor en la Diáspora Sefardí” - Miércoles, 22 de febrero, 19'00 horas. MADRID
  • Ner For God “Mr Dialogue” Monseñor Josiah Idowu-Fearon - Viernes, 24 de febrero, 20'00 horas. ZARAGOZA
  • Ciclo "La música y la palabra", con el concierto "Amazing grace" - Sábado, 25 de febrero 20'30 horas. ZARAGOZA 


MESA REDONDA "EL HUMOR EN LA DIÁSPORA SEFARDÍ"

El humor es un elemento fundamental para conocer una cultura. Por eso desde Foro Abraham y Arco Forum tienen el placer de invitarno a una mesa redonda sobre "El humor en la diáspora sefardí" , que abordará la historia y las variantes del humor judeo-español desde el siglo XV.

Saif E. I. Benabdennour y Marcel Israel hablarán del humor en jaquetía del Norte de África y en el ladino de los Balcanes, respectivamente. Benabdennnour es profesor de Filología en la Universidad Mohamed Primero, Oujda, de Marruecos. Por su parte, Israel, originario de Bulgaria, es experto en el humor judeo-español hablado por los sefardíes en el Imperio Otomano. Ambos son miembros del Foro Abraham.

Los judíos expulsados de España en 1492 llevaron consigo su idioma, sus dichos y sus chistes, que fueron evolucionando con el paso de los siglos y mezclándose con expresiones y tradiciones de los países en que se instalaron. Así nació la llamada "jaquetía" o "haketía", cuya huella todavía pervive hoy en Marruecos, así como en Ceuta y en Melilla. 

La mesa redonda se celebrará el próximo miércoles, 22 de febrero a las 19'00 horas en la sede de Arco Forum de Madrid. 

IMPORTANTE: Para confirmar la asistencia, hay que enviar un correo electrónico a info@arcoforum.es

Fecha: Miércoles, 22 de febrero, 19'00 horas.
Lugar: Sede de Arco Forum
Avenida General Perón 26, Esc 1ª. 7º Dcha. MADRID 


Net for God: “Mr Dialogue” Monseñor Josiah Idowu-Fearon

“Mr Dialogue”
Monseñor Josiah Idowu-Fearon
LUGAR: Parroquia de San Miguel de los Navarros (Plaza san Miguel) ZARAGOZA
FECHA: Viernes 24 de febrero de 2017
HORA: a las 20'00 horas 

A. Presentación de la película:

En Julio de 2015, la Comunión Anglicana escogió por primera vez en su historia un obispo proveniente del continente Africano. Originario de Nigeria , Monseñor Josiah Idowu-Fearon tiene como tarea el mantener la unidad entre las 38 Iglesias miembro de la Comunión Anglicana, que reúne a 85 millones de personas en todo el mundo. En esta entrevista excepcional, evoca el recorrido que lo llevó a ser un hombre de diálogo y de reconciliación, tanto entre cristianos y musulmanes como entre las Iglesias pertenecientes a la Comunión Anglicana.

Nos encontramos con él en Londres, donde reside, y escogimos para este mes un formato diferente a las otras películas de Net for God, consagrando el conjunto del mismo a la entrevista que nos concedió. La película sobre Monseñor Pierre Claverie que les anunciamos en la última carta será presentada en Mayo, esta película es en cierta forma su preludio…

B. Temas para el compartir :
  • ¿Qué me toca, o interpela, en la vida y palabras de Monseñor Josiah?
  • ¿Cómo entiendo yo este llamado a comprender al otro, diferente?
  • ¿Cuáles son los lugares donde yo puedo ser un hombre o mujer de la unidad en medio de tensiones?
C. Intercesión del mes:

Señor, te pedimos por las 38 iglesias miembros de la Comunión Anglicana y cada uno de sus primados, especialmente el obispo Justin Welby, Arzobispo de Canterbury. Ven a fortalecer los vínculos entre estas iglesias, para que puedan permanecer en este entendimiento mutuo y formar un solo cuerpo, a pesar de las diferencias que puedan oponerlas. Abre nuestros corazones, ayúdanos a superar nuestros miedos para ir al encuentro del otro, de cultura o religión diferente.

D. Palabra del mes:

La palabra de este mes está sacada del Evangelio según San Mateo, capítulo 5, versículo 16:

"Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos."

E. Para ir más lejos:
  • Sitio internet de la Comunión Anglicana: www.anglicancommunion.org/
  • La revista FOI (en francés y en inglés) retoma en su número 52 de Febrero-Marzo-Abril la entrevista con Monseñor Josiah y consagra sus páginas centrales a la película que se prepara sobre Monseñor Pierre Claverie y la relación cristianos/musulmanes.
ORGANIZA:

 
Comunidad Chemin Neuf



Ciclo "La música y la palabra" concierto "Amazing grace"


Organizado por la Iglesia de San Miguel de los Navarros, dentro de su potente actividad religiosa y cultural, y en el conjunto de actividades programadas con motivo del "500 aniversario de la Reforma":

Concierto el próximo sábado 25 de febrero a las 20'30 horas en la Parroquia de San Miguel de los Navarros, dentro del ciclo "La música y la palabra", se ha organizado el concierto "Amazing grace". Concierto en el V Centenario de la Reforma. En el mismo se interpretarán piezas al órgano, así como motetes y poemas del S XVI, además de alguna otra pieza contemporánea. 

Estamos todos invitados.

Fecha: Sábado, 25 de febrero, 20'30 horas.
Lugar: Parroquia San Miguel de los Navarros (Plaza San Miguel) ZARAGOZA

Naturalmente las piezas al órgano se interpretaran con el maravilloso órgano mayor de la Iglesia, construido en el s.XVII por Sesma, y restaurado con gran rigor histórico, en el s.XX. En el concierto tendrá un protagonismo especial el organista titular de San Miguel D. Ignacio Navarro, que también es un "carrillonista" muy reputado internacionalmente. 




domingo, 19 de febrero de 2017

ENTREVISTA CON EL PATRIARCA ORTODOXO ETÍOPE


Entrevista con el patriarca etíope Abune Matías

Por J. Michael West*

La visita del patriarca de la Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Etiopía, S. S. Abune Matías, al Consejo Mundial de Iglesias (CMI) el 9 y 10 de febrero de 2017 motivó la reflexión sobre la singular historia y tradiciones de esa antigua iglesia y sobre su papel en la sociedad etíope y en el panorama ecuménico más amplio. Abune Matías fue elegido en 2013 tras una vida de servicio en la iglesia y sus monasterios y escuelas durante una época especialmente turbulenta. La iglesia cuenta con unos cincuenta millones de miembros, incluyendo a varios millones fuera de Etiopía, país donde representa aproximadamente a la mitad de la población. A continuación, les presentamos una breve entrevista con el patriarca.

El patriarca Abune Matías en la capilla del Centro Ecuménico de Ginebra, febrero de 2017. © Peter Williams/CMI

Su Santidad, ¿por qué visita el Consejo Mundial de Iglesias, y por qué es importante hacerlo?

Visitar el CMI es importante porque el Consejo Mundial de Iglesias es muy importante para nuestra iglesia, nuestra unidad y nuestro camino juntos. Nuestra iglesia fue miembro fundador del CMI, y es por eso que después de cuatro años de patriarcado decidí venir aquí para mostrar mi apoyo al ecumenismo.

Usted ha pasado la mayor parte de su vida en monasterios, desde su juventud, y la Iglesia Ortodoxa de Etiopía sigue contando con 1500 monasterios. ¿Cuál es la importancia de la vida monástica en la actualidad, en un momento en que la vida parece tan ajetreada, caótica y secularizada? ¿Qué valor tiene hoy?

La vida monástica sigue siendo fundamental para la vida de la iglesia etíope. Por un lado, es un compromiso voluntario y no hay influencia del exterior. Uno tiene que decidir si quiere ser monje y vivir esa vida, si quiere vivir apartado del resto del mundo. Es importante para el conjunto de la iglesia que existan personas que quieren orar por quienes están fuera de la vida monástica. La vida monástica se organiza en verdad para centrarse totalmente en Dios, por lo que no hay nada más en lo que pensar. Se trata de una vida para la vida de la iglesia y un mundo de servicio, por el vínculo con la iglesia en general, así que el monacato es un lugar donde uno se conecta con Dios por el bien de la humanidad.

También es una fuente de educación para quienes están en los alrededores, tanto en el monasterio como en nuestras escuelas monásticas. En esta sociedad secularizada, el valor actual de la vida monástica consiste en proteger a las personas, a través de la formación y la educación, de llevar una vida diferente, con menos cimientos, y esto es importante para sus vidas personales y para las vidas de los estudiantes allí. Estando en el monasterio pueden enseñar a los estudiantes una vida diferente, quizá salvándolos de muchas otras cosas que no son buenas para el bienestar humano. Los monasterios están conectados con la vida espiritual, así que al enseñar e instruir a los monjes y a los estudiantes pueden devolver a las personas a la vida real de forma que puedan vivir con Dios, en vez de dejar a Dios siendo simplemente seculares y abandonando la religión. Los monjes recuperan a las personas porque siempre están con Dios.

Así que es como una escuela de la vida cristiana...

Sí. Por ejemplo, yo he vivido toda mi vida en un entorno monástico, y hoy esa vida espiritual me da fuerza para desempeñar mi especial trabajo. La vida espiritual también apoya una vida física sana, por eso ahora siempre estoy totalmente centrado y comprometido con el trabajo que hago de servicio a la iglesia. Nada más puede entrar en mi mente, porque no tengo ningún punto de referencia ni valor mayor fuera de la iglesia.

Pasemos a hablar de la Biblia. La Biblia ha estado muy presente en la vida de la iglesia etíope y sus gentes, con una larga historia de traducciones y comentarios, e incluso Etiopía es mencionada en ella. Usted es especialista en textos bíblicos. En el contexto actual, ¿qué importancia tiene la Biblia? ¿Sigue siendo un pilar para la iglesia etíope?

Aunque es antigua, la Biblia es sumamente importante en la vida de la Iglesia, incluso hoy. La antigua lengua de Etiopía –el ge’ez– fue el idioma utilizado en las primeras traducciones de la Biblia y sigue siendo la lengua litúrgica de la iglesia, aunque la Biblia también está disponible en amárico, que es el idioma oficial de la moderna Etiopía. La Biblia no solo se ha traducido de las lenguas antiguas a la moderna, también está ahora en muchas de nuestras lenguas regionales. Dado que ofrece un análisis más profundo de nuestro ser y nuestra vida espiritual, todas nuestras enseñanzas se basan efectivamente en los versículos y los valores de la Biblia. En nuestras escuelas e instituciones educativas, en nuestras enseñanzas religiosas y éticas, y en la propia iglesia, la Biblia sigue siendo realmente importante en nuestra vida eclesial.

En cuanto al uso de la Biblia en nuestra iglesia, hay algo que es diferente: al igual que ocurre en otras iglesias ortodoxas orientales, aceptamos 81 libros en la Biblia, en lugar de los 66 que muchas iglesias protestantes aceptan o los 73 de los católicos. Los etíopes veneraron el Antiguo Testamento incluso antes del nacimiento de Cristo, así que sus enseñanzas aún son muy importantes en la iglesia etíope y en nuestras vidas personales, por ejemplo.

Usted ha participado en la religión y la política durante muchas décadas e incluso fue al exilio en un momento dado por criticar al entonces gobierno comunista. ¿Cuál es el papel adecuado para la iglesia en tales situaciones: usted intercede, arbitra o convoca a las partes en conflicto? ¿Adopta una actitud profética o mediadora? ¿Qué papel tiene la iglesia en medio de la actual agitación social y política en el país?

En algunas ocasiones, el gobierno ha intentado controlar la vida religiosa. Por ejemplo, en el pasado, durante el régimen comunista, el gobierno promulgó que se quemaran todos los libros religiosos del país. Por eso, enviamos algunos de los libros fuera del país, para que otros pudieran usarlos. Este período supuso para nosotros un gran desafío, por el que también perdieron la vida muchas personas, incluso clérigos. Unos murieron, otros fueron encarcelados. Sin embargo, con todo ello, no consiguieron destruir la vida religiosa. De modo similar, si tomamos el caso de la Unión Soviética, incluso después de setenta años, las personas todavía volvieron a la iglesia. De igual manera, después de la directiva de que se quemaran todos los libros que estaban imprimiéndose, dijimos a la gente que si quería los libros que iban a ser quemados, que viniera a buscarlos. De esa forma, yo y otros tuvimos la oportunidad de ir a recoger los libros y esconderlos en nuestras casas.

Ahora la situación ha cambiado con el gobierno actual. La política y la iglesia son entidades diferentes del país, y están jurídicamente separadas. Los políticos hacen su trabajo, y no tienen que venir a la iglesia. Y nosotros, en la iglesia, somos independientes y hacemos nuestro propio trabajo: enseñamos a nuestros fieles, rendimos culto con ellos y les aconsejamos porque ese es nuestro mandato, nuestra responsabilidad. Así que no tenemos problemas a la hora de desempeñar nuestras funciones.

Naturalmente formamos parte de la sociedad en su conjunto, parte del pueblo. Por eso, siempre que hay dificultades, tenemos la responsabilidad de aconsejar a las personas. Y cuando hay violencia, las reunimos para abordar el problema. Es por ese motivo que la iglesia brinda espacio a todos. La responsabilidad de la iglesia es no ponerse del lado de este o del otro, sino, en la medida de lo posible, alentar, aconsejar y pedir a todos que vengan a sentarse juntos y resolver sus problemas por medio del diálogo y el debate. Esa es nuestra responsabilidad como líderes religiosos.

Desde su elección en 2013, ha estado en El Cairo, Kerala, Roma, y ahora Ginebra. ¿Cuál es su visión u objetivo para la Iglesia Ortodoxa de Etiopía en relación con toda la oikoumene y para el futuro?

Mi primera prioridad ha sido visitar a nuestras iglesias hermanas –la Iglesia Ortodoxa Copta, la Iglesia Ortodoxa Siria de Malankara en la India, y la Iglesia Apostólica Armenia en Cilicia–, ya que estamos en plena comunión con estas iglesias ortodoxas orientales. También estaba planeando ir a Armenia propiamente dicha, a la Santa Sede de Etchmiadzin. Todo estaba organizado, y estaba preparado para volar cuando nos enteramos de las terribles noticias de los asesinatos de cristianos etíopes en Libia. Cuando llegaron las noticias de los mártires, abandoné los planes de viaje. La principal razón de mis visitas a esas iglesias es que, juntas, somos una iglesia, en comunión. Queremos fortalecer nuestras relaciones, nuestra unidad y nuestra colaboración.

Asimismo, visité el Vaticano y a Su Santidad el papa Francisco. Es una iglesia internacional, y muchos dirigentes de iglesias visitan al papa, así que también le presenté mis respetos allí. Todas estas visitas tienen como objetivo hacer hincapié en la unidad y en nuestra convivencia como cristianos.

*J. Michael West, en calidad de editor del CMI.


FUENTE: